-LIBERTAD DE EXPRESION-

"Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto."

"No he venido a traer paz, sino espada" San Mateo. X,34


miércoles, 26 de diciembre de 2012

RACISMO E INDIFERENCIA EN LA IGLESIA


“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Mt 28, 19 Se habla en estos días de la celebración del L aniversario del Concilio Vaticano II. Concilio desintegrador de la Tradición heredada de la Iglesia, pero más que el concilio el “espíritu” conciliar que nació de éste, abriendo la veda a excentricidades, errores, abusos y todo tipo de aberraciones. Uno de los principales errores naciente de este concilio es el falso “ecumenismo” en forma de indiferentismo y relativismo, ambos condenados rotundamente por la Iglesia, encíclicas: “Mirari Vos” de Gregorio XVI, “Quanta cura” y “Syllabus” de Pío IX, “Humanum Genus”, “Inmortalae Dei” y “Libertas” de León XIII. Desde dentro de la jerarquía de la Iglesia, hay quienes además de caer en tan graves errores, renuncian, además, a la evangelización en naciones de misión. Si Jesús manifestó a sus apóstoles que expandieran su evangelio “por todas las naciones”, cosa que provocó persecuciones y martirio a millares de cristianos. Hoy contraviniendo al mismo Dios, hay quienes manifiestan, y proclaman, que hay naciones dónde es mejor no proclamar el evangelio e incluso no bautizar. Deben haber considerado estos pastores, que las razas de esas naciones no son merecedoras del cielo, un acto evidente de racismo religioso. Pues si a Europa, Asia y América ha llegado el cristianismo, ha sido por el esfuerzo, la abnegación, entrega y sacrificio de muchos misioneros que empeñaron sus vidas en ello. Renunciar a realizar lo mismo en países árabes o africanos, equivaldría a renunciar a la misión misma de la Iglesia, de extender la palabra de Dios por el mundo. “Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda”. Pablo VI; “Para llevar a cumplimiento la misión apostólica, la Iglesia necesita evangelizadores”. Juan Pablo II; “Se impone a todos los cristianos la dulcísima obligación de trabajar para que el mensaje divino de la salvación sea conocido y aceptado por todos los hombres de cualquier lugar de la tierra”. Apostolicam actuositatem. Habría otra razón igualmente grave además del “racismo”, sería el considerar que las religiones que profesan, islam, animismo etc. Serían igualmente válidas como medios de “salvación”, cosa que equivaldría a caer en indiferentismo. Aunque hay quienes hablan con descaro de que el “mismo espíritu Santo que iluminó el cristianismo es el que ha iluminado el Islam” Mons. Santiago Agrelo. Monseñor, siendo el responsable de la diócesis de Tanger-Tetuán en el norte de África, no solo manifiesta cosas como esta, si no que anuncia que “el no está aquí para hacer proselitismo, él quiere que un musulmán sea un buen musulmán que para malos cristianos ya estamos nosotros”, según dice. Claramente el responsable de la misión y evangelización de esa zona del mundo, ha renunciado públicamente, y lo que es peor en hechos, a la labor para la que Dios le ha encomendado. Uno de los argumentos que se esgrime para la dejación de funciones, es la “obediencia”, o sometimiento, a las leyes de los estados. Aunque no le duelan prendas a quienes tanta obediencia a las leyes terrenales abanderan, en sortear leyes y transgredir normas, fomentando fenómenos como la inmigración ilegal a manos de mafias organizadas que trafican con personas. O es un acto de cobardía hacia los gobiernos autoritarios donde residen, o es un ataque a las leyes de países democráticos dictadas desde la democracia representativa. Pero si de “respeto” a las leyes y a la “autoridad” se tratase, ¿Habría que obedecer y servir antes a los hombres y sus leyes que a Dios?, ¿no fue un acto de “desobediencia” a la voluntad de Herodes, el esconder y huir con el niño Jesús de Belén?... ¿Hasta dónde es capaz de obedecer las leyes injustas y abusivas de los hombres, esta élite de la nueva religión del ecumenismo religioso? Y no solo ellos han renunciado a toda labor evangelizadora. De forma despótica y autoritaria imponen su criterio a quien, habiendo asumido, por obediencia, la no evangelización activa, no pueden negarse a impartir puntualmente el sacramento del bautismo, a conversos convencidos. El negar tal sacramento por obediencia sería colaborar con el error y negar las puertas del cielo a almas que llaman desesperadamente. Es evidente la apostasía dentro de la Iglesia. Las ideas masónicas de la igualdad de las religiones, del “humanismo” que ensalza al hombre en los altares, de la obediencia a las leyes del Estado antes que a las naturales y divinas, de la paz a cualquier precio, etc. No solo han triunfado dentro de la Iglesia, sino que atacan despiadadamente a quienes no comulgan con su “nueva fe”, expulsando de parroquias y responsabilidades a los “rebeldes”, que no son otra cosa que leales a lo que Cristo enseñó y la Iglesia de siempre trató de practicar, con más o menos aciertos, pero siempre con fidelidad y entrega. Ha llegado la hora de decir basta a esta actitud, los sacerdotes y obispos que no quieran evangelizar, y si es preciso sufrir por ello, deben ser relegados de sus puestos y no, dejar que expulsen a quienes mantienen la llama de la esperanza y la Fe en estos países. Los cristianos que abanderamos el cristianismo somos los que debemos dar testimonio de nuestra Fe. Combatamos no solo contra los infieles, herejes y cismáticos, combatamos contra los traidores de dentro de la Iglesia. No permitamos se entregue la Iglesia a quienes quieren destruirla. A quienes han desplazado a Dios del centro de las Iglesia a un rincón, y elevan a los altares el humanismo masónico y falso. A quienes abogan por un indiferentismo, prefacio de un sincretismo religioso de una nueva y naciente religión o anti-religión satánica. Luchemos por la Fe de nuestros padres y por el Reino de Cristo en la Tierra. ¡Viva Cristo Rey!

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Juran matanza de cristianos en Siria los enemigos del gobierno de Al-Assad


Juran matanza de cristianos en Siria los enemigos del gobierno de Al-Assad por el Dr. Eladio José Armesto ¿Qué está pasando en Siria? La prensa occidental informa que desde comienzo de año miles de personas mueren en fuertes combates entre las fuerzas armadas sirias y enemigos del presidente Bashar Al-Assad. ¿Quiénes son las partes en este conflicto? ¿Quiénes tienen la razón; quiénes merecen nuestro apoyo? Remontémonos a la historia. Siria tiene un largo historial de convivencia entre cristianos y musulmanes. Bajo el gobierno secular del presidente Bashar Al-Assad, los cristianos sirios son respetados y se les permite fundar familias, tener negocios, participar en la sociedad y prosperar. Por ende, cientos de miles de cristianos iraquíes, huyendo de las feroces y poco reportadas matanzas de cristianos en Iraq, viven hoy como refugiados en Siria. Llevadas a cabo por extremistas islámicos, pero directamente provocadas por la injusta invasión y ocupación de George W. Bush, las masacres en Iraq prácticamente han exterminado el cristianismo en ese destruido país. Bajo el gobierno de Sadam Hussein, los cristianos iraquíes vivían bien. A pesar de ser una minoría religiosa, los mas de 1.750.000 cristianos en Iraq antes de la invasión norteamericana tenían empresas, iglesias, colegios, dispensarios médicos y hasta miembros en el gobierno. Hoy sólo quedan menos de 500.000 cristianos en Iraq. Iraq en la mirilla ¿Qué les pasó a los cristianos iraquíes? Les pasó exactamente lo que el Papa Juan Pablo II, los obispos y líderes cristianos de Iraq y un sinnúmero de expertos internacionales le advirtieron persistentemente al presidente George W. Bush: La invasión norteamericana de Iraq convertiría a los indefensos cristianos iraquíes en blanco de los elementos más sanguinarios del islamismo integrista. Los cristianos en Iraq serían secuestrados, asesinados, torturados y perseguidos por extremistas islámicos que los asociarían con el enemigo invasor. Así fue como comenzó el baño de sangre contra el cristianismo en Iraq que provocó el éxodo masivo de cristianos iraquíes a Siria, el Líbano y Europa. Según el obispo auxiliar de Bagdad, Andreas Abouna: "Los cristianos iraquíes están desesperados. En sus corazones desean quedarse, pero la persecución contra nosotros es tan brutal que muchos nos tienen otra opción que irse para salvar sus vidas". Estas palabras testimonian el genocidio cristiano en Iraq provocado por la inmoral invasión ordenada por Bush. Más de un millón de cristianos ya han abandonado este país desangrando por una guerra innecesaria y sin sentido. Y los mártires se cuentan por decenas de miles. Entre ellos, el Arzobispo de Mosul, Paulos Faraj Rahho, asesinado el pasado 13 de marzo. El genocidio cristiano en Siria Para los cristianos sirios el doloroso calvario comenzó tras la "Revolución de los Jazmines" iniciada en el 2011. Los ataques violentos contra el gobierno secular del presidente Al-Assad por fanáticos islámicos, no surgieron espontáneamente como ciertos medios de prensa hacen creer. Son financiados y apoyados militarmente por la secta wahabita de Arabia Saudita, Qatar, los terroristas de la Hermandad Musulmana y la Mossad israelí, cuyos objetivos estratégicos incluyen la desestabilización de todo gobierno del Oriente Medio opuesto a los intereses de Israel. También cuentan con el respaldo de Estados Unidos y ciertos países miembros de la Unión Europea. Hasta el Directorio Democrático Cubano y la Asamblea de la Resistencia Cubana, que reciben fondos del gobierno norteamericano y, por ende, son instigados por éste (léase $$$), han firmado risibles acuerdos de "apoyo" al llamado "Consejo Nacional Sirio", grupo de fachada de la Hermandad Musulmana y de fichas claves del terrorismo islámico. ¿Quiénes apoyan al Gobierno sirio? Por su parte el Presidente Al-Asad tiene el apoyo de los chiitas de Hezbolláh en el Líbano, del gobierno chiita de Irán, de los chiitas en Iraq y de los cristianos sirios que gozan de libertad bajo su gobierno. Por eso los extremistas islámicos han jurado exterminar a los cristianos en Siria. La sangrienta persecución comenzó con la aparición de paramilitares de la Brigada de Faruq, entidad aliada a Al-Qaeda y formada por sunitas sirios, libios e iraquíes. Estos han realizado brutales ataques contra cristianos de los barrios de Hamidiya y Bastán al-Diwan en la ciudad de Homs, desatando el éxodo masivo de cristianos en la ciudad de Qusayr, cerca de Homs, donde el jefe militar de los rebeldes islámicos, Abdel Salam Harba, emitió un ultimátum a los cristianos. Desde estallar el conflicto, sólo unos mil de los diez mil cristianos en la ciudad se quedaron y ahora, se ven obligados a huir de inmediato ante el ultimátum emitido desde los minaretes de las mezquitas de la ciudad por las fuerzas islámicas anti-Al-Assad: ”Los cristianos deben salir de Qusayr en el plazo de seis días. A partir de entonces, no permitiremos cristianos en Qusayr”. De nada sirvió la presencia del jesuita Paolo Dall'Oglio, que durante una semana exhortó a "orar y ayunar en el nombre de la paz y un arreglo justo del conflicto" pues las familias cristianas han abandonado la ciudad hacia los valles de los alrededores y las zonas rurales y otros se han refugiado en hogares cristianos de Damasco. Monseñor Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Siria dio testimonio ante los micrófonos de Radio Vaticano de las numerosas matanzas reportadas por un sacerdote de Homs, que señaló que no podía salir a las calles ya que estaban repletas de cadáveres de combatientes y civiles. Las persecuciones y matanzas de cristianos, el incendio de iglesias, colegios y negocios cristianos por parte de los mercenarios anti-Al-Assad son cotidianas, según el Obispo maronita Samir Nassar, que con una voz de esperanza, advierte que debido a Hezbollah, el conflicto puede fácilmente extenderse a Líbano y ante el nacimiento de una nueva situación política en Oriente Medio, opina que los cristianos: "Tenemos que afrontar esta persecución y encontrar cómo sobrevivir. Sobre todo porque ésta es una tarea que los cristianos han cubierto durante siglos, una tarea difícil, que cada día se hace peor debido al extremismo islámico que amenaza nuestra supervivencia sin que ninguna nación cristiana de occidente esté haciendo algo por nuestra gente". ¿Qué papel juega Estados Unidos en todo esto? El gobierno norteamericano, obedeciendo órdenes de los que lo controlan, mueve sus peones en la Organización del Atlántico Norte u OTAN para crear las condiciones políticas, diplomáticas y militares para lanzar un ataque masivo contra Siria usando a los terroristas mercenarios que ya están en territorio sirio. De ahí que, como elemento de guerra psicológica, los aliados del terrorismo islámico lancen la más que infantil y pueril acusación de que el gobierno sirio piensa usar armas químicas contra su pueblo. Esto es una gran tomadura de pelo, igual a la mentira de las supuestas armas de destrucción masiva que usó Bush para justificar la invasión y ocupación de Iraq. Estos elementos también han lanzado cínicamente el rumor totalmente falso, reportado por la prensa pagada o ingenua de Occidente, de que el presidente Bashar Al-Assad busca asilo en algún país de Hispanoamérica. Esto es otra mentira que cualquier persona medianamente informada sobre lo que sucede en Siria sabe perfectamente que es falso. Bashar Al-Assad ha afirmado hasta la saciedad que como sirio morirá en Siria, nunca abandonará a la patria de sus ancestros. ¿De dónde proviene este rumor falso? ¿Quién se responsabiliza del mismo? ¡El rumor proviene del periódico israelí Haaretz que cita a fuentes anónimas! Una prueba clara de un reporte falso de guerra psicológica. ¿Qué es la "guerra psicológica"? La guerra psicológica es el empleo planificado de la propaganda y el uso de los medios de comunicación para fomentar y dirigir conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de las armas, o en forma complementaria a su uso. ¿Cuál es el fin de la "guerra psicológica"? El fin de la guerra psicológica es destruir la moral del enemigo para lograr la victoria militar y para ello se emplean dos métodos diferentes, uno el militar y otro el político. El método militar se practica en los campos de batalla, directamente contra el combatiente, mientras que el método político se dirige hacia la retaguardia, básicamente contra la población civil. Los objetivos de la guerra psicológica son esencialmente tres: Primero, hacer sentir al enemigo como inservibles. Segundo, robarles todo deseo de resistir. Tercero, hacerles creer que su derrota es inevitable e irreversible. Todo individuo pensante y honrado puede apreciar como las acusaciones de armas químicas y los rumores falsos de asilo por parte de Bashar Al-Assad son ardides de guerra psicológica avanzados para desmoralizar internamente al pueblo sirio y justificar ante el mundo una violenta usurpación del poder por parte de los mercenarios islámicos dentro del país. La matanza del pueblo sirio y el cruel genocidio de los cristianos sirios por parte de los terroristas enemigos del gobierno de Bashar Al-Asssad, es ocultado por los medios de prensa y gobiernos cómplices del mundo occidental. Es hora de que los cristianos de occidentes alcemos la voz en defensa de nuestros hermanos en el Oriente Medio y desmintamos esta criminal campaña de desinformación. Campaña que beneficia sin duda alguna al integrismo islámico, usado por los enemigos seculares de la cristiandad como punta de lanza contra el Cristianismo. ¡Cristo Rey, salva a tus hijos en Siria! ¡Danos fuerza y valor para defenderlos! ______________________ El Dr. Eladio José Armesto es asesor político, primer vicedecano del Colegio Nacional de Periodistas de Cuba en el Exilio, tesorero de la Federación de Editores Hispanos de Estados Unidos, delegado de la Junta Patriótica Cubana y ex miembro de la Junta de Comercio Internacional de la Ciudad de Miami. Vea la entrevista en TV Internacional del Vicedecano Eladio José Armesto: http://212.24.56.137/actualidad/view/51746-experto-insurgentes-siria-tienen-apoyo-qaeda-gobierno-guerrerista-obama-sabe Infórmese sobre el brutal exterminio de cristianos en Iraq: • The Untold Holocaust of Christians in Iraq http://www.youtube.com/watch?v=ylMOgnQOeRc • Extermination of Iraqi Christians Triggered by Bush's Invasion http://www.youtube.com/watch?v=XpPbPWFyo-Y • Islamic Extremists Slaughter Christians in Iraq With U.S. Complicity http://www.youtube.com/watch?v=wSw1YdzKkQ0

domingo, 9 de diciembre de 2012

PROFESIÓN DE FE CATÓLICA DEL PADRE JEAN


I PREÁMBULO 1) En vista de la presente situación, en el 50 aniversario de apertura del Concilio Vaticano II en el que el Papa Benedicto XVI acaba de inaugurar un “año de la fe”, “consagrado a la profesión de la fe y a su justa interpretación”, y en el cual se incita a los fieles al estudio indulgenciado de las actas del Concilio y a los artículos del nuevo catecismo; este concilio del cual el cardenal Ratzinger escribió 30 años después: “Un abismo corta a la Iglesia entre dos mundos irreconciliables: el mundo preconciliar y el mundo posconciliar” (“Un canto nuevo para el Señor”, Desclée-Mame, 1995, pág. 174) 2) Vista la reciente declaración difundida por el Prefecto de la Congregación de la Fe, Monseñor Müller, quien no ha abjurado verdaderamente de sus errores (por no decir herejías) sobre la Transubstanciación, la Virginidad de María y la pertenencia de los protestantes en la Iglesia, que acusó a los sacerdotes y fieles de la Tradición de estar afuera de la Fe católica afirmando: “Nosotros no podemos abandonar la fe católica en estas negociaciones (con la FSSPX)”. (Entrevista a NDR, 06-10-2012). 3) Vistas las exhortaciones categóricas de los Apóstoles en materia de intransigencia doctrinal, no solamente la obligación de conservar integralmente el depósito de la fe transmitida (1 Ti. 6, 20; 2 Juan, 9), sino también de desconfiar de los falsos doctores (Hechos 20, 29; 2 Pedro 2,1), de anatemizar a aquellos que enseñan una doctrina divergente (Gal. 1, 9; 2 Juan 10), hasta resistir a la cara a las altas autoridades que ya no caminan rectamente en la fe (Gal. 2,11) 4) Vistas las profecías dignas de fe que nos han anunciado una apostasía general de la fe en los últimos tiempos de la Iglesia: profecías bíblicas en particular de Nuestro Señor Jesucristo (Lc 18,8) y de el Apóstol (1 Tim 4,1; 2 Tim 3, 1-8) y las profecías de Nuestra Señora en sus apariciones que han sido reconocidas como auténticas por la Iglesia (Quito, La Salette, Fátima); profecías confirmadas por los Papas del siglo XX deplorando la apostasía oficial de las naciones católicas hasta el Vaticano II, los cuales las han alentado. 5) Vista la ley constante e intangible de la Iglesia, que prescribe que « los fieles a Jesucristo deben profesar abiertamente (aperte profiteri tenentur) la fe en toda circunstancia en la cual su silencio, su tergiversación o su comportamiento implicaría la negación implícita de la Fe, el desprecio de la religión, la injuria hecha a Dios o el escándalo del prójimo” (Código de 1917, canon 1325 § 1). 6) Vistas las exhortaciones oportunas de nuestros veteranos en el combate actual por la defensa de la fe contra los neo-modernistas, como Monseñor Lefebvre : « Nosotros debemos combatir contra las ideas que están actualmente en boga en Roma y que están en la boca del Papa y de la de Ratzinger…” (Conferencia en Ecône, 06-09-1990; Fideliter N°87 pág.3); como Monseñor De Castro Mayer: “ser fieles a la misión que Dios nos ha confiado, de resistir al modernismo reinante” (Declaración en las consagraciones, 30-06-1988; Fideliter n° 64 pág.9) o como el padre Calmel: “Confesar la fe de cara a las autoridades modernistas, es rehusarse a cualquier equívoco, tanto en los ritos como en la doctrina” (“Breve apología”… Itinerarios, N° 316, pág.76). 7) Vistas las divergencias graves e inevitables en materia de fe, constatadas en las últimas discusiones doctrinales en Roma entre los teólogos conciliares y los de la Tradición católica, divergencias ya expresadas en substancia por Monseñor Lefebvre en su Manifiesto episcopal (21-11- 1983) y largamente expuestas en nuestros cursos del seminarios, congresos teológicos, artículos doctrinales, círculos de estudio y predicaciones a los fieles. II PROFESIÓN DE FE CATOLICA. En la situación actual, y en consideración de lo que acabo de exponer arriba, como sacerdote católico, a pesar de mi indignidad, que me sea permitido en este día, y en presencia de los fieles que tienen un derecho estricto de conocer exactamente cuál es la Fe íntima de aquellos quienes les predican, reafirmar públicamente lo que sigue: 1) Yo renuevo, y hasta la muerte, la profesión pública de fe hecha por mi padrino y mi madrina el día de mi bautizo, y de mi propia iniciativa doce años después en mi comunión solemne. 2) Yo renuevo, y hasta mi muerte, la profesión de fe tridentina y el juramento anti-modernista que he jurado públicamente con la mano sobre el Evangelio, y ante el Santísimo Sacramento antes de recibir la ordenación sacerdotal. 3) Yo profeso hasta mi muerte, el Símbolo de los Apóstoles recitado cada domingo en la Misa, así como el Símbolo llamado de San Atanasio que la Iglesia hace recitar a sus consagrados cada domingo en el breviario antes del Concilio. 4) Yo profeso, hasta mi muerte, todos y cada uno de los dogmas definidos de la fe católica y romana, así como todas y cada una de las verdades de la doctrina católica, definidas como tales por el conjunto de teólogos (cf Denz.2880) antes del último concilio, verdades cuyas negación implicaría un pecado de temeridad en contra de la fe. 5) Yo profeso para siempre todas las verdades que han sido atacadas en la historia de la Iglesia, y rechazo todos los errores opuestos que han sido duramente censurados por el Magisterio de los Papas, los concilios y las congregaciones romanas. 6) Yo profeso para toda mi vida, la doctrina segura y tradicional expuesta en los catecismos del concilio de Trento y de San Pio X, así como todo otro catecismo anterior al Vaticano II, que la reproduzca fiel e integralmente. 7) Finalmente, yo profeso y quiero profesar hasta mi último suspiro la fe de los Padres y los Doctores de la Iglesia, transmitida fielmente por el Magisterio de los Papas y de los Concilios, como una formulación cierta y fijada de una vez por todas, de la Verdad absoluta que no evolucionaría con el tiempo en su substancia. III PROFESIÓN DE FE EN CONTRA DE LOS ERRORES ACTUALES. El deber principal de todo sacerdote no es solamente el de profesar y enseñar la verdadera fe católica, sino también de defenderla frente a sus enemigos, cualquiera que ellos sean, en consecuencia: 1)Yo profeso la definición tradicional y católica de la fe, es decir, que ella es una virtud sobrenatural, un don gratuito de Dios por el cual toda mi alma, inteligencia y voluntad, se somete a toda la verdad revelada por Dios y transmitida por su única Iglesia, que no puede ni engañarse ni engañarme. Del mismo modo, yo condeno y rechazo la doctrina meo-modernista que presenta a la fe como un sentimiento « nacido en las profundidades de mi mismo » (Juan Pablo II, « No tengáis miedo” Laffont, pág. 39) o como una “experiencia” que no puede ser sino “comunitaria” (Prof. Ratzinger, “La fe cristiana…” pág. 110 y “Principios de teología…” pág.35) 2) Yo profeso la doctrina tradicional y católica del Reinado social de Nuestro Señor Jesucristo, con su consecuencia necesaria de la unión armoniosa de la Iglesia y el Estado, a fin de que la Ley Divina y eclesiástica presida todas las instituciones humanas, por la gloria de Dios y la salvación de las almas; doctrina fundada sobre la Escritura (Is. 55,4; 1 Tim. 6,15) y la Tradición, en particular la encíclica “Quas primas” de Pio XI Así mismo, yo condeno y rechazo la doctrina liberal del Vaticano II en « Gaudium et spes » (Cap. 4) que proclama la autonomía del Estado en relación a la Iglesia según el falso principio de la libertad religiosa, doctrina que el papa actual ha calificó de “una suerte de contra-Syllabus” y más recientemente en una alocución pública a embajadores, como “un gran progreso de la humanidad” (13-12-2008). 3) Yo profeso la doctrina tradicional y católica del verdadero ecumenismo, es decir, del regreso de las almas extraviadas al único aprisco de Cristo, doctrina fundada en la Escritura (Juan 10, 16; Hechos 2,38) y la tradición constante, en particular la encíclica “Mortalios animos” de Pio XI: Así mismo, yo condeno y rechazo la doctrina contraria de los hombres de la Iglesia conciliar que enseñan que el ecumenismo de antaño es “obsoleto” (Acuerdos de Balamand, 24-06-1993), que no hay que tratar de “convertir” a los otros (Card. Kasper, 22-01-2001), “Presión” que sería una “forma de proselitismo abusivo” (Juan Pablo II, 31-05-1991) y que “haría renegar a los otros de su propia herencia de fe” (Benedicto XVI, 18-08-2005). 4) Yo profeso la definición tradicional de la Iglesia Católica y Romana cono siendo el Cuerpo Místico de Nuestro Señor Jesucristo, la única Arca de Salvación, a la cual no se puede pertenecer sin el bautismo y la fe; doctrina revelada por Dios (Col. 1,18; Juan 3,5; Mc. 16,16) y transmitida por la Tradición, en particular en la encíclica de Pio XII “Mystici corporis”. Asimismo, yo condeno y rechazo la doctrina divergente del Vaticano II, que enseña que « La Iglesia de Cristo subsiste en le Iglesia Católica” (L.G. 8) y su explicación hecha por el nuevo catecismo (§ 836), a saber, que “todos los hombres pertenecen a la unidad católica del Pueblo de Dios bajo diversas formas donde están ordenados”. Además, yo condeno y rechazo la nueva doctrina conciliar (U.R. 3) retomada en el nuevo catecismo (§ 819), según la cual “el Espíritu de Cristo se sirve de Iglesias y comunidades eclesiales (separadas) como medios de salvación”. Porque las falsas religiones no son inspiradas por el Buen Espíritu, sino por el Maligno (Sal. 95,5; 1 Cor. 10,20; Ap. 2,9) 5) Yo profeso la doctrina tradicional y católica de la substitución de la nueva Alianza a la antigua Alianza, esta última siendo por lo mismo revocada, como lo afirma explícitamente la Palabra de Dios (2 Cor. 3, 14; Heb. 8,13) y la Tradición, como por ejemplo la bula « Hebraeorum gens » de San Pio V (1569).Esta creencia tradicional, debe entenderse en el sentido de que la religión judía ha sido revocada por Dios, pero sin excluir que los israelitas puedan convertirse a Él, individualmente en el tiempo, y en masa al fin de los tiempos (Rom. 11, 25). También condeno y rechazo la doctrina contraria del Vaticano II (Nostra aetate), formulada por Juan Pablo II (17-09-1980) y el nuevo catecismo (§ 121) en este axioma injurioso a Nuestro Señor Jesucristo, divino fundador de la Iglesia de la nueva y eterna Alianza: “La antigua alianza jamás ha sido revocada”. 6) Yo profeso la doctrina tradicional y católica según la cual el infierno existe, y que todos los que mueran en estado de pecado mortal e impenitentes son eternamente condenados, doctrina revelada de Dios (1 Cor. 6,10; Ap. 21,27) y transmitida constantemente por la Tradición, en particular el 2do Concilio de Lyon (1274). Creo también, siguiendo a Nuestro Señor que nos ha revelado que muchos toman la vía ancha que lleva a la perdición (Mt. 7,13 ; Lc. 13,24), revelación confirmada por Nuestra Señora de Fátima, que muchas almas, sobre todo en nuestra época, se condenan y que nos hace orar y hacer penitencia para contribuir a su salvación. También condeno y rechazo la teoría contraria, según la cual el infierno existe pero que está vacío (Urs Von Balthazar, citado por Juan Pablo II en “Entrando al umbral de la esperanza” pág. 200), o que el juicio y la condenación evocadas por el Evangelio no conciernen mas que a Satanás y sus ángeles caídos (Juan Pablo II, Encíclica Dominum vivificantem, 18-05-1986, n° 27-28), o que el infierno no alberga mas que a “ciertos personajes de nuestra historia” (Benedicto XVI, Encíclica Spe salvi, 30-11-2007, n°45). 7) En fin, como sería muy fastidioso enumerar todos los graves errores posconciliares perpetrados, alentados o avalados por los hombres de Iglesia en el poder, siguiendo a Monseñor Lefebvre y otros obispos y sacerdotes que permanecieron fieles a la Iglesia de siempre, yo condeno y rechazo todas y cada una de las teorías y prácticas que demuelen poco a poco la fe en las almas, en el dominio no solamente doctrinal sino también moral (La inversión de los fines del matrimonio para legitimar las decenas de miles de anulaciones de matrimonio por año), litúrgico (la nueva misa urdida junto a seis pastores protestantes), canónico (Monseñor Lefebvre dijo que ellos destruyen la Iglesia con las leyes fundamentales inspiradas por el modernismo del nuevo Código canónico de 1983 ; Fideliter n° 55 p. 9), ecuménico (Asís, Juan Pablo II besando el Corán el 14-05-1999, Benedicto XVI haciéndose bendecir por un rabino el 11-05-2007), bíblico (exégesis hipercrítica, nueva biblia de traducción ecuménica), sacramental (ya no hay genuflexión delante del Santísimo Sacramento, lo que disminuye la fe hacia la presencia real), etc.… teorías y prácticas que condeno y por lo tanto rechazo, en toda la medida en que son contrarias al espíritu de la Iglesia Católica, injuriosas a Dios y escandalosas a las almas. EN CONCLUSIÓN Debo precisar que si condeno todas estas novedades malsanas y más o menos heréticas, no tengo intención de poner en causa la función, la autoridad y el respeto de los Pastores incriminados, no teniendo ninguna competencia para juzgar sus personas, y rezo también por ellos, el Papa y los obispos, como responsables delante de Dios de nuestras almas sobre las cuales tienen jurisdicción ordinaria. Pero con San Pablo, Santo Tomás de Aquino y San Roberto Belarmino, yo estimo en conciencia que si estas autoridades llevan daño a la Iglesia en la Fe; no solamente está permitido, sino que es un deber el resistirles a la cara diciéndoles públicamente que ellas no caminan más según el Evangelio, y desobedecerlas en todo lo que ellas quieran imponernos de contrario a Dios. Considerando que esta Fe, de la cual estoy orgulloso, es un puro don de Dios recibido sin mérito de mi parte; considerando la historia de la Iglesia y las lamentables caídas de numerosos clérigos más sabios, más fervientes y más prudentes que yo; considerando en fin mis debilidades pasadas, la apostasía actual y las persecuciones futuras, yo no puedo mas que pedirles e implorarles, muy queridos fieles, de rezar también por mí, a fin de que no solamente yo persevere en esta fe católica y romana que acabo de profesar de nuevo, sino también, y aún más, en la caridad, porque “si yo tuviera la plenitud de la fe hasta mover montañas, si no tengo la caridad, no soy nada” (1 Cor. 13,2); pidan también para que yo pueda cumplir lo mejor posible mi deber sacerdotal hacia Dios y las almas, cooperando aunque sea poco al Reinado de Dios aquí abajo, esperando el triunfo final de los Santísimos Corazones de Jesús y de María. Visto en Non Possumus Fuente original: Un Évêque s’est levé

sábado, 27 de octubre de 2012

Matar en defensa propia y guerra justa


Matar en defensa propia y guerra justa Al prójimo se le puede matar en tres casos: en la guerra justa, en defensa propia y en la justa aplicación de la pena de muerte Matar en defensa propia y guerra justa 3.Al prójimo se le puede matar en tres casos: en la guerra justa, en defensa propia y en la justa aplicación de la pena de muerte. El mandato divino "No matarás" significa que nadie puede matar sin motivo y sin razón. Pero hay circunstancias en las que hay una justificación. 1) En la guerra justa. La guerra no puede ser nunca un medio normal para la solución de conflictos. "Todo ciudadano y todo gobernante están obligados a empeñarse en evitar las guerras"26. Según los moralistas, para que la guerra sea justa se deben cumplir varias condiciones: a) Imposibilidad de solución pacífica. b) Causa justa, como sería legítima defensa, mientras no haya una autoridad supranacional competente y eficaz. c) Que la decisión sea tomada por la autoridad legítima a quien corresponde velar por el bien común de la nación. d) Intención recta buscando la justicia y no la venganza. e) Que sean superiores los bienes que se van a conseguir a los males que se pueden producir27. "La apreciación de estas condiciones de legitimidad moral pertenece al juicio prudente de quienes están al cargo del bien común"28. "Los poderes públicos tienen, en este caso, el derecho y el deber de imponer a los ciudadanos las obligaciones necesarias para la defensa nacional"29 , "pero atenderán equitativamente el caso de quienes, por motivos de conciencia, rehúsan el empleo de las armas; éstos siguen obligados a servir de otra forma a la comunidad humana"30. "Una cosa es utilizar la fuerza militar para defenderse con justicia, y otra muy distinta querer someter a otras naciones"31. Buscar la guerra es absurdo. Pero rehuirla por principio puede ser cobardía ante la injusticia. El creyente obra con rectitud mientras luche por implantar la justicia en el mundo. La paz es el ideal del hombre: pero esta paz debe ser obra de la justicia. Un pacifismo conformista con la injusticia no es cristiano. El buen cristiano no puede desinteresarse del bien común de la sociedad. El peligro de una tercera guerra mundial que podría destruir la humanidad por el armamento de que hoy dispone el hombre, hace deseable un desarme internacional. Pero para que esto sea eficaz tiene que ser de ambos bloques, y con posibilidades de mutua vigilancia. Aunque la guerra sea justa, "no todo es lícito entre los contendientes"32. Debe respetarse la ley moral y el derecho de gentes. "Las acciones deliberadamente contrarias al derecho de gentes son crímenes"33. "Existe la obligación moral de desobedecer aquellas decisiones que ordenan genocidios"34. 2) En defensa propia35 se puede matar cuando alguien quiere matarnos injustamente, o hacernos un daño muy grave en nuestros bienes, equivalente a la vida; si no hay otro modo eficaz de defenderse. No es necesario esperar a que él nos ataque. Basta que nos conste que él tiene un propósito decidido de matarnos, y sólo está esperando el momento oportuno para hacerlo; y no hay otro modo de salvar la vida que adelantarse y atacar primero36. Esto en el terreno moral, independientemente de la ley civil. Lo que se permite en defensa propia se autoriza igualmente en pro del prójimo injustamente atacado. La caridad fraterna puede obligar a esto, pero no a exponer la propia vida, a no ser que se trate de parientes cercanos o esté uno obligado por contrato (guardias, policías)37. «Éstas son las condiciones para que pueda hablarse de legítima defensa: - Debe tratarse de un mal muy grave, cual es, por ejemplo, el peligro de la propia vida, la mutilación o heridas graves, la violación sexual, el riesgo de la libertad personal, la pérdida de bienes de fortuna desmedidos, etc. - Que sea un caso de verdadera agresión física. - Que se trate de un daño injusto. Por ejemplo no sería lícito defenderse de un policía, hasta producirle la muerte, pues el agente, normalmente, actúa en cumplimiento de su deber. - Para defenderse no hace falta que el agresor lo haga de modo voluntario y consciente. Por eso es lícito contra un borracho o un loco. - Que no haya otro modo eficaz de defenderse38. 3) La Autoridad Pública puede imponer la pena de muerte al criminal para defender a los demás. Dice la Biblia: «Aquel que derrame sangre de hombre, debe morir»39. «El que mata a otro voluntariamente sea castigado con la muerte»40. «Es de notar que el verbo del original hebreo es “rasach” , que significa la muerte del inocente. Por eso habría que traducirlo: “No causarás la muerte de un hombre inocente”. »Para otra clase de muertes la Biblia emplea los términos “harag” y “hemit”41. Salvador de Madariaga, conocido intelectual que murió a los 92 años en Lugano, Suiza, escritor internacional y ministro de la República en 1934, dice: «La pena de muerte no será necesaria el día que la supriman primero los asesinos»42. «En un año murieron en España más de cien víctimas del terrorismo. Si se hubiera ejecutado al criminal al primer asesinato, no hubieran muerto todos los demás asesinados. Algún terrorista asesinó más de diez veces. No es deseable la muerte de nadie, pero si para que no mueran los inocentes es necesario ejecutar a los asesinos, puede ser esto una exigencia del bien común»43. En las Navidades de 1986 hubo 62 muertos en un avión Boeing 737, secuestrado por un grupo de terroristas44. El 19 de julio de 1987, una bomba terrorista produjo 20 muertos en un hipermercado de Barcelona45. No se comprende por qué los criminales pueden aplicar la pena de muerte a un inocente, y los jueces no puedan aplicar la misma pena a los asesinos culpables. Se supone, naturalmente, una culpabilidad claramente demostrada46. Lo mismo que es lícito matar a un injusto agresor en defensa propia47, la Autoridad puede aplicar la pena de muerte para defender la vida de los inocentes. «La Autoridad tiene el deber de defender la vida de los ciudadanos inocentes» «Los que tienen autoridad legítima, tienen también el derecho de usar las armas para rechazar a los agresores de la sociedad civil confiada a su responsabilidad»48. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº 2308 regresar ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.:Teología Moral para seglares,1º,2ª,III, nº870-873.Ed.BAC.Madrid regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2309 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2310 regresar Nuevo Código de Derecho Canónico, nº 2311 regresar Concilio Vaticano II: Gaudium et Spes: Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, nº 79 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2312 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2328 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2313 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2264 regresar JULIÁN PEREDA, S.I.: Revista ESTUDIOS DE DEUSTO, 30(IV-1967)9-34. Bilbao regresar B. HÄRING, C.SS.R.: La ley de Cristo, 2º, 2ª, 2ª, IV, 3. Ed. Herder. Barcelona regresar AURELIO FERNÁNDEZ: Compendio de Teología Moral, 2ª, XI, 1.4. Ed. Palabra. Madrid. 1995. regresar Génesis, 9:6 regresar Éxodo, 21:12-14 regresar AURELIO FERNÁNDEZ: Compendio de Teología Moral, 2ª, XI, 1.2. Ed. Palabra. Madrid. 1995. regresar SALVADOR DE MADARIAGA: Dios y los españoles, V. Ed. Planeta. Barcelona, 1975 regresar Diario YA del 27-IX-79, pg. 4 regresar Diario YA del 27-XII-86, pg. 19 regresar Diario YA del 4-VIII-87, pg. 4 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº 2267, nuevo regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº 2264 regresar Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº 2265s. regresar

viernes, 26 de octubre de 2012

CARTA ABIERTA A MONS. BERNARD FELLAY SOBRE SU EXPULSIÓN. POR MONS. RICHARD WILLIAMSON


Londres, 19 octubre 2012. Excelencia : Gracias por su carta del 4 de octubre en donde usted me comunica de parte suya, del Consejo General y del Capítulo General, su “constatación”, “declaración” y “decisión” de que ya no soy miembro de la Fraternidad San Pio X. Las razones que usted da para su decisión de expulsar a su servidor serían las siguientes: «él ha continuado la publicación de sus “Comentarios Eleison”; él ha atacado a las autoridades de la Fraternidad; ha hecho un apostolado independiente, él ha causado confusión entre los fieles; él ha apoyado a los sacerdotes rebeldes; él ha desobedecido de manera formal, obstinada y “pertinaz”; él se ha separado de la Fraternidad; él no se somete a ninguna autoridad. ¿Todas estas razones no se pueden resumir en la desobediencia?» Sin duda, en el curso de los doce últimos años, su servidor ha tenido palabras y acciones que han sido, delante de Dios, inapropiadas y excesivas, pero creo que le sería suficiente que se los señalaran en particular para poder excusarse, según la verdad y la justicia. Pero sin duda nosotros estamos de acuerdo de que el problema esencial no se sitúa en los detalles, que se resumen en una sola palabra: la desobediencia. Entonces, por principio notemos cuántas órdenes mas o menos desagradables del Superior General, su servidor ha obedecido sin falta. En el 2003, él ha dejado un importante apostolado en los Estados Unidos para ir a la Argentina. En el 2009, el dejó su cargo de director del seminario y dejó la Argentina para enmohecerse en una buhardilla en Londres, sin palabra ni ministerio episcopal, porque estaba prohibido. No le quedaba virtualmente mas que el ministerio de los “Comentarios Eleison” cuya negativa a suspenderlos constituye la mayoría de esta “desobediencia” que se le reprocha. Y desde 2009, a los Superiores de la Fraternidad se les ha permitido desacreditarlo e injuriarlo tanto como quisieran, y en todo el mundo han alentado a todo miembro de la Fraternidad que deseara hacerlo también. Vuestro servidor ha reaccionado muy poco, prefiriendo el silencio a las confrontaciones escandalosas. Podríamos decir igualmente que se obstinó en no desobedecer. Pero veamos, que el verdadero problema no está allí. Entonces, el verdadero problema ¿dónde se sitúa? Para responder, que se le permita al acusado de echar un vistazo rápido a la historia de la Fraternidad de la cual quieren separarle. En efecto, el problema central viene de lejos. A partir de la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, en muchos de los estados anteriormente cristianos, se comenzó a establecer un nuevo orden mundial, concebido por los enemigos de la Iglesia para expulsar a Dios de su creación. Se comenzó reemplazando el Antiguo Régimen, o el Trono que sostenía el Altar, por la separación de la Iglesia y el Estado. Resultó una estructura de la sociedad que es radicalmente nueva y difícil para la Iglesia, porque el Estado, a partir de entonces ateo, terminaría por oponerse con todas sus fuerzas a la religión de Dios. En efecto, los masones quieren reemplazar el verdadero culto de Dios por el culto de la libertad del cual el Estado neutro en religión no es mas que un instrumento. Así comienza en los tiempos modernos una guerra implacable entre la religión de Dios, defendida por la Iglesia Católica, y la nueva religión del hombre liberal, ya liberado de Dios. Estas dos religiones son irreconciliables tanto como Dios y el demonio. Hay que escoger entre el catolicismo y el liberalismo. Pero el hombre no quiere tener que elegir entre el oro y el moro. Quiere tener los dos. En el rastro de la Revolución, encontramos a Felicité de Lamennais que inventó el catolicismo liberal, y a partir de ese momento, la conciliación de lo irreconciliable se convierte en moneda corriente en el interior de la Iglesia. Durante 120 años, la misericordia de Dios dio a su Iglesia una serie de papas, de Gregorio XVI a Pio XII, quienes en su mayoría vieron claro y se mantuvieron firmes, pero un número de fieles siempre creciente se inclinaban hacia la independencia en relación a Dios y hacia los placeres materiales a los que el catolicismo liberal les facilitaba grandemente el acceso. Una corrupción progresiva llegó a los obispos y sacerdotes, y entonces Dios terminó por permitirles escoger el género de papas que ellos prefirieran, a saber, los que parecen ser católicos pero que en realidad son liberales, que hablan a la derecha pero actúan a la izquierda, y que se caracterizan entonces por la contradicción, la ambigüedad, la dialéctica hegeliana, y en breve, por la mentira. Esta es la Neo-Iglesia del Vaticano II. No podía ser de otra manera. No es mas que un sueño el que se puedan reconciliar realidades que son irreconciliables. Pero Dios –palabras de San Agustín- «no abandona a las almas que no quieren abandonarlo», y entonces Él viene a la ayuda del pequeño rebaño de almas católicas que no quieren seguir la suave apostasía del Vaticano II. Él crea a un arzobispo que resistirá a la traición de los prelados conciliares. Respetando la realidad, no tratando de conciliar lo irreconciliable, negándose a soñar, éste arzobispo habla con claridad, coherencia y verdad que hace que las ovejas reconozcan la voz del divino Maestro. La Fraternidad sacerdotal que él funda para hacer verdaderos sacerdotes católicos comienza a pequeña escala, pero rechazando resueltamente los errores conciliares y su fundamento en el catolicismo liberal, atrayendo a los verdaderos católicos del mundo entero y ello constituye la espina dorsal de todo un movimiento en la Iglesia al cual le llaman Tradicionalismo. Pero este movimiento es insoportable para los hombres de la neo-Iglesia que quieren reemplazar el catolicismo por el catolicismo liberal. Ayudados por los medios de comunicación y los gobiernos, ellos hicieron todo para desacreditar, deshonrar y desterrar al valiente arzobispo. En 1976, Paulo VI lo suspendió a Divinis, y en 1988, Juan Pablo II lo “excomulgó”. Este arzobispo exasperaba soberanamente a los papas conciliares, porque su voz en la verdad arruinaba efectivamente su sarta de mentiras y ponía en peligro sus traiciones. Y bajo su persecución, y también de su “excomunión”, él se mantiene firme y con él muchos de los sacerdotes de su Fraternidad. Esta fidelidad a la verdad obtiene de Dios para la Fraternidad doce años de paz interior y de prosperidad exterior. En 1991, el gran arzobispo muere, pero todavía durante nueve años, su obra continúa en la fidelidad a los principios anti liberales sobre los cuales él la construyó. Entonces ¿qué harán los romanos conciliares para superar esta resistencia? Ellos cambiarán el palo por la zanahoria. En el año 2000, una gran peregrinación de la Fraternidad para el Año del Jubileo, se muestra en las basílicas y las calles de Roma, la piedad y el poder de la Fraternidad. Los romanos se impresionan a pesar de ellos. Un cardenal invita a los obispos a un desayuno suntuoso a su casa, invitación que es aceptada por tres de ellos. Inmediatamente después de este desayuno aparentemente fraternal, los contactos con Roma y la Fraternidad que se habían enfriado bastante después de doce años, se retoman y con ello empieza la poderosa seducción por los botones escarlatas, -por así decirlo-, y los pisos de mármol. Los contactos se encienden tan rápidamente que para el fin de año muchos sacerdotes y fieles de la Tradición clamaban por una conciliación entre la Tradición católica y el Concilio liberal. Esta conciliación no tiene éxito por el momento, pero el lenguaje del Cuartel General de la Fraternidad en Menzingen empieza a cambiar, y en los doce años futuros se mostrarán cada vez menos hostiles a Roma y más acogedores hacia las autoridades de la Iglesia conciliar, hacia los medios y el mundo. Y, poco a poco la conciliación con los irreconciliables se prepara en la cabeza de la Fraternidad, en su cuerpo de sacerdotes y laicos la actitud deviene poco a poco haciéndose más benigna hacia los papas y la Iglesia Conciliar, hacia todo lo que es mundano y liberal. Después de todo, el mundo moderno que nos rodea, ¿era tan malo como nos lo habían hecho creer? Este avance del liberalismo en el interior de la Fraternidad, aparentemente imperceptible para la gran mayoría pero percibido por una minoría de sacerdotes y de fieles, se descubrió a muchos en la primavera de este año cuando, luego del fracaso de las discusiones doctrinales en la primavera del 2011, la política católica de “no al acuerdo práctico sin acuerdo doctrinal” se convirtió, de un día para otro, en la política liberal de “No al acuerdo doctrinal, luego, acuerdo práctico”. Y a mediados de abril el Superior General le ofreció a Roma, como base de un acuerdo práctico, un texto ambiguo, abiertamente favorable a esta “hermenéutica de la continuidad” que es la receta bien amada de Benedicto XVI para conciliar, precisamente, ¡el Concilio con la Tradición! “Necesitamos una nueva forma de pensar” dirá el Superior General a mediados de mayo a los sacerdotes del distrito de Austria de la Fraternidad. Dicho de otro modo, el jefe de la Fraternidad fundada en 1970 para resistir a las novedades del Concilio, propone conciliarla con el Concilio. Hoy en día, ella es conciliante. ¡Mañana deberá hacerse plenamente conciliar ! Apenas puede creerse que la obra de Monseñor Lefebvre haya sido dirigida para poner entre paréntesis los principios sobre los cuales él la fundó, pero ese es el poder de seducción de las fantasías de nuestro mundo sin Dios, modernista y liberal. No obstante, la realidad no se deja doblar por las fantasías, y forma parte de la realidad que no se puedan deshacer los principios de un fundador sin deshacer su fundación. Un fundador tiene las gracias particulares que ninguno de sus sucesores tiene. Como escribió el Padre Pío cuando los superiores de su Congregación se pusieron a “renovarla” según el nuevo pensamiento del Concilio apenas terminado: “¿Qué hacen ustedes del Fundador?”. El Superior General, el Consejo General y el Capítulo General de la FSSPX han querido retener como mascota a Monseñor Lefebvre, de todas maneras ellos tienen un nuevo pensamiento que pasa de lado a las razones gravísimas por las cuales él fundó la Fraternidad. Ellos la llevan a su ruina por una traición por lo menos objetiva, completamente paralela a la del Vaticano II. Pero seamos justos y no exageremos. Desde el principio de ésta lenta caída de la Fraternidad, siempre hubo sacerdotes y fieles que vieron claro y que hicieron lo que pudieron para resistir. En la primavera de este año, esta resistencia tomó una cierta consistencia y amplitud, de suerte que el Capítulo General del mes de julio puso cuando menos un obstáculo al camino del ralliement. ¿Pero éste obstáculo lo hará? Se puede temer que no. Delante de unos cuarenta sacerdotes de la Fraternidad reunidos en un retiro sacerdotal en Ecône en el mes de septiembre, el Superior General, refiriéndose a la política romana confesó: “Me equivoqué” ¿De quién es la culpa? “Los romanos me engañaron”. Igualmente, de esta grave crisis de primavera, resultó “una gran desconfianza en la Fraternidad”, dijo él, que habría que “reparar con los hechos y no solamente con palabras”, pero ¿de quién es la culpa? Hasta ahora, sus acciones desde el mes de septiembre, comprendiendo esta carta del 4 de octubre, indican que la toma en contra de los sacerdotes y laicos han provocado que no tengan confianza en él, su jefe. Después del Capítulo, como antes, parece que no soporta ninguna oposición a su política conciliadora y conciliar. Y he aquí la razón por la cual el Superior General ha dado varias veces la orden formal de cerrar los «Comentarios Eleison». En efecto, estos “comentarios” han criticado en repetidas ocasiones la política conciliadora hacia Roma por parte de las autoridades de la Fraternidad, y por estos comentario los ha atacado implícitamente. Pero, si en esta crítica y estos ataques ha habido faltas a la norma de respeto a su oficio o a sus personas, con mucho gusto le pido perdón a quien se lo deba, pero creo que es suficiente recorrer los números concernientes de los “Comentarios” para constatar que la crítica y los ataques han permanecido normalmente impersonales, porque van mucho más allá solamente de las personas. En cuanto al gran problema que sobrepasa con creces las personas, consideremos la gran confusión que reina actualmente en la Iglesia y en el mundo, y que pone en peligro la salvación eterna de un sinnúmero de almas. ¿No es el deber de un obispo identificar las verdaderas raíces de esta confusión y denunciarlas en público? ¿Cuántos obispos en todo el mundo ven claro como Monseñor Lefebvre lo hacía, y dan una enseñanza que corresponde a esta claridad? ¿Cuántos de entre ellos enseñan todavía la doctrina católica tal cual? ¿No son muy pocos ? Entonces ¿Es éste el momento de buscar el reducir al silencio a un obispo que lo hace, como lo prueban el número de almas que reciben el “Comentario” como una tabla de salvación? ¿Y cómo otro obispo en particular puede querer cerrarlos, él que admitió frente a sus sacerdotes que sobre las mismas grandes cuestiones se dejó embaucar, y esto durante largos años? Igualmente, si el obispo resistente ha dado en efecto –por primera vez en casi cuatro años- un apostolado independiente, ¿cómo le pueden reprochar haber aceptado una invitación, independiente de la Fraternidad, para confirmar y para predicar en términos de la verdad? ¿No es la función de un obispo? Su discurso en Brasil ha creado “confusión” para aquellos que siguen el reconocido error mencionado anteriormente. Y si parece que después de años se separa de la Fraternidad, es justo, pero se separa de la Fraternidad conciliante y no de aquella fundada por Monseñor Lefebvre. Y si parece que se muestra insumiso a todo ejercicio de autoridad de parte de los jefes de la Fraternidad, es también justo, pero solamente por las órdenes que van al encuentro de los objetivos por los cuales ella ha sido fundada. De hecho, ¿a qué otras órdenes fuera de la de cerrar los “Comentarios” puede afirmarse que he sido culpable de una desobediencia “formal, obstinada y pertinaz”? ¿Hay alguna otra? La desobediencia de Monseñor Lefebvre, no fue sino para los actos de autoridad de los jefes de la Iglesia que eran capaces de destruir la Iglesia, su desobediencia era más aparente que real. Igualmente, la “desobediencia” de aquél que no ha querido cerrar los “Comentarios” es más aparente que real. Porque la historia se repite, y el diablo siempre vuelve a la carga. Igual que ayer, el Concilio trata de conciliar la Iglesia Católica con el mundo moderno, así hoy se diría que Benedicto XVI y el Superior General quieren, los dos, conciliar a la Tradición católica con el Concilio; así mañana, si Dios no interviene de aquí a entonces, los jefes de la Resistencia católica buscarán reconciliarla con la Tradición ya conciliar. En breve, Señor Superior Genera, usted puede ahora proceder a expulsarme, porque mis argumentos seguramente no lo persuadirán, pero esta expulsión será más aparente que real. Yo soy miembro de la Fraternidad de Monseñor Lefebvre por mi compromiso a perpetuidad. Yo soy uno de sus sacerdotes desde hace 36 años. Yo soy uno de sus obispos, como usted, después de casi un cuarto de siglo. Esto no se puede tachar con un trazo de bolígrafo, y por lo tanto, me quedo como miembro de la Fraternidad, en espera. Si usted hubiera sido fiel a su herencia y yo hubiera sido notablemente infiel, yo reconocería gustosamente su derecho a expulsarme. Siendo las cosas como son, espero no faltar al respeto hacia su oficio si le sugiero que por la gloria de Dios, por la salvación de las almas, por la paz interior de la Fraternidad, y por su propia salvación eterna, usted haría mejor renunciando como Superior General que expulsándome a mí. Que Dios le de la gracia, la luz y las fuerzas necesarias para cumplir con tal acto insigne de humildad y de devoción al bien común de todos. Como frecuentemente he terminado las cartas que le he dirigido desde hace años, Dominus tecum, +Richard Williamson.

Comunicado de la Casa General de la Fraternidad San Pío X (24 de octubre 2012)


Monseñor Richard Williamson, habiéndose distanciado de la dirección y del gobierno de la FSSPX desde hace varios años, y negándose a manifestar el respeto y la obediencia debidos a sus superiores legítimos, fue declarado excluido de la FSSPX por decisión del Superior General y del Consejo, el 4 de octubre de 2012. Un último plazo le había sido concedido para conformarse a lo dispuesto, al término del cual anunció la difusión de una “carta abierta” pidiendo al Superior General que renunciara. Esta dolorosa decisión se hizo necesaria en atención al bien común de la Fraternidad San Pío X y de su buen gobierno, de conformidad con lo que Mons. Lefebvre denunciaba: “Es la destrucción de la autoridad. ¿Cómo puede ejercerse la autoridad si es necesario que ella pida a todos los miembros que participen en el ejercicio de la autoridad?” (Ecône, 29 de junio de 1987) Dado en Menzingen, a 24 del mes de octubre de 2012

domingo, 7 de octubre de 2012

LA ESPIRITUALIDAD ESPAÑOLA Y ALEMANIA


Ernesto Giménez Caballero La Espiritualidad Española y Alemania Esta breve y sintética comunicación se reducirá a contestar una sola pregunta: ¿cuál es la situación actual del espíritu español ante Alemania? No de la política española. Sino del espíritu o genio de España que es el que determina toda política. Pues la política es, al fin y al cabo, una ejecución de mandatos superiores: es una simple técnica. Para responder esa pregunta fundamental se me ha de permitir encuadrarla en su puesto. Ya que siendo una pregunta conclusiva, un remate de edificio, es necesario conocer, antes, los basamentos que han de sustentar la respuesta. España y Alemania estaban dispuestas por Dios sobre la tierra, es decir: en la geografía –para ser amigas y aliadas. Puesto que, entre ellas se cumplía la milenaria sentencia hindú: «¿Quien es tu enemigo? –Mi vecino. ¿Y tus amigos? –Los vecinos de mis vecinos.» España y Alemania tenían los mismos vecinos sobre la tierra. Por tanto, tenían que ser amigas. Lo fueron. Lo son. Y lo volverán a ser siempre. A pesar de los terribles obstáculos que a veces ponen los vecinos para separarlas. En esa amistad, unión –o si se quiere, matrimonio– el papel «germánico» ha representado siempre la acción y la empresa. Y «España» el papel materno de la fecundación de esa empresa: de su universalización. Dicho en términos biológicos, Alemania el «ímpetu racista». España la «virtud raceadora». Y en términos religiosos: Alemania aportó la afirmación al problema de la vida en este mundo. Y España la solución al más allá de esta vida. [52] Hay quien dice que por eso un alemán y un español no pueden entenderse, y porque el uno es rubio y el otro moreno. Pero quien diga eso no sabe donde está el Norte ni donde está el Sur. Está desorientado. Los arios rubios han necesitado siempre en sus empresas el complemento moreno. El ario inglés –representante del espíritu de «libertad» necesitó de un pueblo moreno que coincidiese con esa idea de destrucción del continente. Y la encontró en el pueblo judío. (No en vano fue un judío –Disraeli– quien fundara el imperio inglés.) En cambio, el ario germánico –representante del espíritu de «unificación continental» buscó siempre un complemento en el Sur que coincidiese en ese afán. Y siempre lo encontró en la idea de Roma. No sólo en la Edad Media y en tiempos modernos de Carlos V. Hoy mismo el Eje Berlín-Roma y la amistad personal del Führer y el Duce es la mejor prueba de lo que digo. El papel de España –hija de Roma– en el Sur de Europa, ha sido siempre el de representar la idea romana cuando Roma por circunstancias históricas diversas no podía cumplir su eterna misión. Por tanto España ha sido grande en su historia cuando ha logrado complementar el mundo germánico, autoritario e imperial. Y España ha sido desgraciada cuando ha traicionado ese destino, entregándose al espíritu de «libertad». Espíritu fatídico que la condujo en tiempos de los godos a la invasión musulmana. En tiempos medievales al triunfo francés de Carlomagno y al feudalismo separatista. Y en épocas modernas, a la invasión napoleónica de 1808. Y a la invasión bolchevique de 1936. Dadas estas bases, esenciales e inconmovibles, es sencillísimo trazar las líneas espirituales del alma española en su relación con el mundo germánico. España y el mundo germánico –dejando aparte coyunturas prehistóricas– se encontraron por vez primera, históricamente, en el siglo V con la invasión visigótica en la península. El representante del espíritu español en esa época fue Isidoro de Sevilla. El cual afirmó: que Germania era la heredera providencial del [53] Imperio romano. Y que por tanto los españoles –hijos de Roma (imperiales y católicos)– debían fundirse con ese nuevo pueblo de Dios. A Isidoro de Sevilla se debió la primera unificación histórica de España y Germania: la Monarquía hispanogoda, imperial y católica, teniendo como sede la que –desde entonces hasta el General Moscardó– sería la capital tradicional de España: Toledo. Desgraciadamente el imperio visigodo careció de un Hitler, de un mando único y genial. Lo cual permitió que se fraccionara, feudalmente, el ímpetu germánico. Y que los judíos, al acecho, aprovecharan para desencadenar sobre Europa la revancha semítica, la invasión musulmana de Mahoma. La Monarquía hispano-goda derrotada cerca del Estrecho de Gibraltar, en el Guadalete (711) se tuvo que refugiar entre las breñas del Norte y empezar la reconquista o liberación de España frente al Oriente invasor. (Del modo como en 1936 ante la invasión oriental bolchevique tuvo que empezar la nueva reconquista desde las mismas tierras de donde partieran los caudillos godos medievales: Asturias, León, Galicia, Castilla.) El índice espiritual de aquella Reconquista hispano-goda fueron los «Cantares épicos de gesta» y los del «Mester de Clerecía». Las hazañas del Cid, vencedor de los moros. De Bernardo del Carpio, el héroe legendario que derrota a Carlomagno. De Fernán González que funda Castilla. Junto a esos «cantares de guerra» con su poesía aria, señorial y de casta –hay que poner, mas tardíamente, los «Cancioneros» cortesanos de una lírica exquisita, feudal y aristocrática. Desgraciadamente, Francia –apoyada en la Orden de Cluny y en Papas favorables a sus designios especiales– derrotó al naciente imperio leonés del siglo XI. Y más tarde, al naciente Imperio castellano del siglo XIII simbolizado en la magna figura de Alfonso X el Sabio, emparentado con la Casa de Suabia. Y el cual, desde su Alcázar de Toledo, estuvo a punto de anticiparse en dos siglos al Emperador Carlos I de España y V de Alemania, haciendo de nuestros dos países un solo pueblo. [54] Las mismas corrientes adversarias de Francia y de las gentes ánglicas y normandas obstaculizaron durante los siglos XIV y XV el Imperio mediterráneo de la Casa de Aragón. Y todas las pretensiones hegemónicas de Castilla: reflejadas en la lengua y libros del Arcipreste de Hita, del Infante Don Juan Manuel, del Canciller Ayala, de Jorge Manrique, de Juan de Mena, del Marqués de Santillana y de Nebrija. Los escalones políticos de esa época: en la Idea del Imperio, en la tradición hispano-goda del Imperio –fueron las figuras de Pedro III de Aragón, de Alfonso V el Magnánimo, de Don Álvaro de Luna y de César Borja. Pero este sueño hispano-germánico del Imperio no se pudo lograr hasta que la genial política de los llamados Reyes Católicos, Isabel y Fernando, concertó las bodas de sus hijos Juan y Juana con arios austríacos de la Casa de Augsburgo. Tales matrimonios fueron para el Imperio hispano-austríaco de Augsburgo tan fundamentales como el descubrimiento de América por Colón y la expulsión de moros y judíos bajo los mismos Reyes. Porque de la unión de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso de Augsburgo nacería el César o Führer del gran Imperio universal del Renacimiento: Carlos I de España y V de Alemania. Así como su hijo sucesor Felipe II. Los índices espirituales que encarnaron este triunfo del Imperio son universales: en la Lírica, un Garcilaso y un Fray Luis de León. En la Mística, un Loyola y una Santa Teresa. En la Épica, un Ercilla y un Hojeda. En la novela, un Cervantes. En el teatro, un Lope de Vega. En los tratados doctrinales, un Guevara y un Valdés. En la Historia, un Mariana. En la pintura, un Greco. En la arquitectura, un Herrera. En las ciudades y monumentos, un Toledo y un Escorial. Francia fue otra vez la que desde el siglo XVII inició la ofensiva contra este Imperio, auxiliada por piratas ingleses, holandeses y turcos. Así como por Pontífices favorables a sus hegemónicos designios. [55] La primera guerra civil de tipo moderno nos la promovieron los franceses con la llamada Guerra de Sucesión entre Austríacos y Borbones. La Guerra de los Borbones, para desposeer de sus derechos a la Casa de Austria sobre España. Y a España de todo su Imperio. Entre otras tierras, de Gibraltar. Un 14 de abril –de 1701– entró el primer Borbón en España: Felipe V. Otro 14 de abril –de 1931– saldría de España el último Borbón, Alfonso XIII. En esos dos siglos borbónicos –del XVIII al XX– la tragedia española no pudo resolverse ni con las guerras carlistas contra los liberales ni con los «Pronunciamientos» de Caudillos heroicos, el último de los cuales fue Don Miguel Primo de Rivera, muerto en París (probablemente envenenado) momentos antes de irse a refugiar a Alemania en 1930. Los índices espirituales de toda esta época borbónica reflejaron tal tragedia. El momento de la agonía de la Casa de Austria, el crepúsculo del Imperio español en el siglo XVII se simbolizó, amargamente, en Quevedo. El momento de querer España trasladar –vanamente– su sueño imperial a través del absolutismo francés, lo representaron Feijoo y Jovellanos y Cadalso en el siglo XVIII ilustrado y enciclopedista. El momento de la desilusión absolutista francesa borbónica y napoleónica y el paso al Romantismo de la Libertad prometida por WeIlington y Lord Holland y los masones ingleses y los Constitucionales –lo representaron las angustias españolas de un Quintana, un Larra, un Valera, un Costa, un Unamuno. Pocos «Pronunciamientos» espirituales hubo en España durante el Romanticismo. Y los que hubo se debieron al Romanticismo alemán que iniciaran Böhl de Faber y su hija en Andalucía. Así como el influjo de sabios y artistas como Humboldt, Schlegel y Herder. En la lírica, el espíritu romántico germánico se interpretó por el poeta Bécquer. Y en el pensamiento, por la actitud antifrancesa y antiinglesa de Donoso Cortés. [56] Ahora bien: el agente fundamental de germanismo en la España contemporánea y moderna ha sido una figura muy superior a la del erudito Humboldt o la del aficionado Böhl de Faber. Ha sido Federico Nietzsche. Nuevo Erasmo del nuevo Renacimiento español. Y padre espiritual de la llamada «Generación del 98». De esa generación: Joaquín Costa profetizó el «Dictador de hierro». Menéndez Pidal introdujo el espíritu germánico en el estudio de nuestra épica. Ramiro de Maeztu las ideas gremiales y funcionales. Azorín una filosofía poética de la Voluntad. Benavente el ingenio aforístico en el teatro. Pío Baroja la teoría racista en las novelas. De ese renacer del 98 se originaron las corrientes denominadas «europeizantes» en la generación posterior: creando instituciones especiales y enviando muchos pensionados a Alemania para el progreso científico, filosófico e industrial de España. Sin embargo los maestros de tal generación europeizante (Ortega Gasset, Marañón, Pérez de Ayala, Madariaga y otros) no obstante formarse en el orbe germánico se inclinaron políticamente hacia las democracias franco-inglesas. Y algunos hacia el comunismo, como Araquistain y Álvarez del Vayo. Trayendo a España la República liberal del 31, imitada de Francia y de Inglaterra, y que se precipitó en la bolchevización de 1936. Frente a tal generación, desviada de sus orígenes genuinos, dos voces resonaron de una nueva promoción juvenil. Una, la de un vate que murió joven y loco: Ramón de Basterra. La otra, mucho más modesta, fue la mía –exaltando las figuras y doctrinas de Mussolini y de Hitler. Con lo cual surgió algo nuevo: el primer movimiento nacionalsindicalista de las J.O.N.S. con mi camarada Ledesma Ramos. Y en 1933 la Falange Española de las J.O.N.S. de nuestro grande José Primo de Rivera. Desde esos momentos se preparó la juventud de la Guerra civil, triunfante de demócratas y comunistas en 1939. En esta generación triunfante pueden distinguirse dos grupos: el tradicionalista y monárquico a la antigua, que quiere volver a la Casa de Borbón, bajo formas, más o menos renovadas, [57] descartando el influjo fascista y sobre todo el nazi de Hitler. Y el grupo espiritual de la Falange que sueña, antes que en nada, con el Imperio, a base de doctrinas totalitarias y, si es preciso, con un renovado entronque hispano-germánico. Este ansia romántica de toda postguerra triunfante deberá satisfacerse pronto para evitar que gentes más jóvenes, desilusionadas, caigan en manos de masones y mistificadores que corrompan nuestra victoria y precipiten a España en una nueva guerra civil y otra tragedia. Esperemos que el triunfo total del Eje muestre a España su definitivo camino de resurrección: la vieja y gloriosa tradición que estuvo abandonada por tres siglos. Y que los esfuerzos de Isidoro de Sevilla, Alfonso el Sabio, Nebrija y todos los creadores de nuestra Edad de Oro no se pierdan junto a los hecho por nosotros en estos años de combate. La figura magnífica y victoriosa de Franco –nuevo Cisneros quizás de España– es la promesa del sueño que soñamos. Un nuevo Imperio. Una unanimidad entre nuestros pueblos: un mismo destino entre España y Alemania. Un destino que no puedan volver a truncar nuestros vecinos, que ya han dejado de ser vecinos, y por tanto enemigos. Gracias a la gloria militar del Führer.

martes, 2 de octubre de 2012

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE IRAN ANTE LA ONU


Discurso del Presidente Ahmadineyad en Naciones Unidas 2012 26 de Septiembre de 2012 "En el nombre de Dios, el compasivo. Toda la alabanza pertenece a Alá, el señor del mundo, y puedan la paz y las bendiciones ser sobre el más grande y fidedigno profeta y su progenie pura, sus compañeros elegidos y sobre todos los mensajeros divinos. Oh, Dios, apresura la aparición de tu elegido bienamado, concédele buena salud y victoria, haznos sus mejores compañeros y a todos aquellos que atestiguan su legitimidad. Señor Presidente, Excelencias, señoras y señores: Agradezco a Dios omnipotente por tener una vez más la posibilidad de participar en esta reunión. Nos hemos reunido aquí para reflexionar y trabajar juntos para construír una vida mejor para la comunidad humana entera y para nuestras naciones. Viniendo de Irán, tierra de gloria y de belleza, tierra de conocimiento, cultura, sabiduría y moralidad, la cuna de la filosofía y el misticismo, tierra de compasión y de luz, tierra de científicos, eruditos, filósofos, maestros de literatura y escritores, la tierra de Avicena, Firdusi, Hafiz, Maulana [?], Attar, Jayyam y Shahriar, represento a una nación grande y orgullosa que es una fundadora de la civilización humana y heredera de respetados valores universales. Represento a una nación consciente que está dedicada a la causa de la libertad, la paz y la compasión; una nación que ha experimentado la agonía y los tiempos amargos de las agresiones y las guerras impuestas, y que valora profundamente las bendiciones de la paz y la estabilidad. Estoy ahora aquí por octava vez en el octavo año de mi servicio a mi noble pueblo, en esta augusta asamblea de pueblos y hermanos de todas partes del mundo, para mostrar al mundo que mi noble nación, como su pasado brillante, tiene una visión global y da la bienvenida a cualquier esfuerzo que esté encaminado a proporcionar y promover la paz y la estabilidad y la tranquilidad que sólo puede ser materializada mediante la armonía, la cooperación y el manejo conjunto del mundo. Estoy aquí para hacerme eco del mensaje divino y humanitario de hombres y mujeres instruídos de mi país, a ustedes y al mundo entero, un mensaje que el gran orador y poeta iraní Sa'di presentó a la Humanidad en su eterno poema de dos versos: «Los seres humanos son miembros de un todo en la creación de una esencia y alma. Si un miembro es afligido con dolor, los otros miembros quedarán con inquietud». He hablado en los pasados siete años de los actuales desafíos, soluciones y perspectivas del mundo futuro. Y hoy quiero plantear y hablar de tales asuntos desde una perspectiva diferente. Miles de años han pasado desde que los hijos de Adán (la paz sea con él) comenzaron a establecerse en varias partes de la Tierra. Pueblos de diferentes colores, inclinaciones, lenguajes, costumbres y tradiciones para realizar sus aspiraciones de construír una sociedad noble para una vida más hermosa bendecida con paz, seguridad y felicidad duraderas. A pesar de todos los esfuerzos hechos por la gente honrada y los buscadores de la justicia y de todos los sufrimientos y dolores soportados por masas de personas en la búsqueda para conseguir la felicidad y la victoria, la historia de la Humanidad, excepto en raros casos, está marcada con sueños incumplidos y fracasos. Imagine por un momento: —que no hubiera habido egoísmo, desconfianza, conducta malévola ni dictaduras, sin ninguna violación de los derechos de otros; —que los valores humanitarios hubieran sido vistos como el criterio para la dignidad social en lugar de la opulencia y el consumismo; —que la Humanidad no hubiera experimentado la época oscura del período medieval y que los centros de poder no hubieran obstaculizado el florecimiento del conocimiento y de los pensamientos constructivos; —que las guerras de las cruzadas y el consiguiente período de esclavitud y colonialismo no hubieran ocurrido, y que los herederos de estos períodos oscuros hubieran seguido un camino bajo las premisas de los principios humanitarios; —que no hubieran ocurrido la Primera ni la Segunda Guerra Mundial en Europa, las guerras en Corea, Vietnam, África, América Latina y en los Balcanes, y que en vez de la ocupación de Palestina e imposición de un gobierno fraudulento, del desplazamiento y genocidio de millones de personas por todo el planeta, la verdad detrás de estas guerras hubiera sido revelada basada en la justicia; —que Saddam Hussein no hubiera invadido Irán, y que las grandes Potencias hubieran apoyado los derechos del pueblo iraní en vez de haberse alineado con Saddam; —que el trágico incidente del 11 de Septiembre, y las acciones militares contra Afganistán e Iraq que dejaron millones de muertos y gente sin hogar no hubieran ocurrido, y que si en vez de matar y lanzar al culpable al mar sin un proceso judicial o sin informar al mundo y al pueblo de Estados Unidos se hubiera formado un equipo independiente de investigación para hacer consciente al público general de la verdad detrás del incidente y prepararse para llevar ante la justicia a los perpetradores; —que el extremismo o el terrorismo no hubiera sido usado para conseguir objetivos políticos; —que las armas hubieran sido convertidas en plumas y los gastos militares hubieran sido usados para promover el bienestar y la amistad entre las naciones; —que no hubieran sido golpeados los tambores de la guerra étnica, religiosa o racial, y que las diferencias no hubieran sido utilizadas con el propósito de llevar adelante agendas políticas; —que el derecho a criticar las políticas y las acciones hegemónicas del sionismo mundial hubiera sido reconocido para permitir que los medios mundiales de información reportaran libremente y arrojaran luz sobre la realidad en vez de adoptar engañosas expresiones de respaldo a la tendencia a la libertad ofendiendo las cosas santas y las creencias más sagradas de los seres humanos y a los mensajeros divinos, quienes, como los seres humanos más puros y más compasivos, son el regalo del Omnipotente para la Humanidad; —que el Consejo de Seguridad no hubiera estado bajo la dominación de un limitado número de gobiernos, impidiéndole con ello a Naciones Unidas cumplir con sus responsabilidades sobre una base justa y equitativa; —que las instituciones económicas internacionales no hubieran estado bajo presión y se les hubiera permitido ejecutar sus deberes y funciones usando su profesionalismo basado en la imparcialidad y la justicia; —que los capitalistas mundiales no hubieran debilitado o sacrificado las economías de las naciones a fin de compensar sus propios errores; —que la integridad y la honestidad hubieran prevalecido en las relaciones internacionales y que todas las naciones y gobiernos hubieran sido tratados equitativa y justamente en los esfuerzos globales para construír y expandir la felicidad para la Humanidad entera; —y que decenas de otras situaciones desfavorables no hubieran ocurrido en la vida humana. Imagine cuán hermosas y agradables nuestras vidas y cuán encantadora la historia de la Humanidad hubieran sido. Demos una mirada a la situación del mundo hoy. a) La Situación Económica —La pobreza aumenta y la brecha entre ricos y pobres se está ensanchando. —La deuda externa total de 18 países industriales ha excedido los 60 billones [trillion] de dólares mientras que el reembolso de la mitad de esta cantidad sería suficiente para erradicar la pobreza en el mundo. —Las economías dependientes del consumismo y la explotación de la gente sólo sirven a los intereses de un número limitado de países. —La creación de activos de papel sin valor usando la influencia y el control sobre los centros económicos del mundo constituye el mayor abuso de la Historia, y es considerada un contribuyente principal de la crisis económica global. —Se ha reportado que sólo 32 billones [trillions] de activos de papel fueron impresos por un gobierno solo. —La planificación del desarrollo basada en una economía capitalista que funciona en un círculo vicioso provoca competencias enfermizas y devastadoras y es una práctica fracasada. b) La Situación Cultural —Desde el punto de vista de los políticos que controlan los centros mundiales de poder, conceptos tales como principios morales, pureza, honestidad, integridad, compasión y auto-sacrificio, son rechazados como nociones difuntas y anticuadas y como impedimentos para el logro de sus objetivos. Ellos abiertamente hablan de su incredulidad en la importancia de la ética en los asuntos políticos y sociales. —Las culturas puras y autóctonas como el producto de esfuerzos hechos durante siglos por las naciones, el denominador común que refleja el profundo sentimiento humano y el amor hacia la belleza, y la fuerza que engendra la diversidad, la vivacidad cultural y el dinamismo social, están bajo ataques constantes y están en riesgo de extinción. —Un estilo de vida específico carente de identidad individual o social está siendo impuesto sobre las naciones por medio de la destrucción organizada y sistemática y la humillación de las identidades. —La familia, como la institución más noble de las sociedades y como un centro del que emana amor y humanidad, ha sido seriamente debilitada, y su papel constructivo está en decadencia. —El sublime papel y la personalidad de la mujer, como un ser divino, una manifestación de la imagen y belleza divinas y el principal pilar de cada sociedad, han sido dañados y abusados por los poderosos y los ricos. —El alma humana ha sido frustrada y la esencia de la especie humana ha sido humillada y suprimida. c) La Situación Poltica y de Seguridad —El unilateralismo, la aplicación de dobles standards, y la imposición de guerras, inestabilidad y ocupaciones militares para asegurar intereses económicos y ampliar el dominio sobre centros sensibles del mundo, han resultado ser la orden del día. —La carrera armamentista y la intimidación con armas nucleares y de destrucción masiva por los poderes hegemónicos han llegado a ser predominantes. Las pruebas de nuevas generaciones de armamento ultra-moderno y el compromiso de dar a conocer estos armamentos a su debido tiempo están siendo usados ahora como un nuevo lenguaje de amenazas contra las naciones para presionarlas a aceptar una nueva era de hegemonía. Las continuas amenazas hechas por los incivilizados sionistas de recurrir a una acción militar contra nuestra gran nación son un claro ejemplo de esta amarga realidad. —Un estado de desconfianza ha ensombrecido las relaciones internacionales mientras que no hay ninguna autoridad justa o de confianza para ayudar a resolver los conflictos mundiales. —Nadie se siente seguro o firme, ni siquiera aquellos que han acumulado miles de bombas atómicas y otras armas en sus arsenales. d) La Situación Medioambiental —El medioambiente, como una riqueza común y herencia de la especie humana entera y un garantizador constante de la supervivencia del hombre, ha sido seriamente dañado y devastado, a consecuencia del uso irresponsable y excesivo de recursos, particularmente por capitalistas a través del mundo, una situación que ha causado sequías, inundaciones y contaminaciones masivas que han provocado un daño irreparable y ponen seriamente en peligro la vida humana sobre la Tierra. Queridos colegas: A pesar de los avances en el conocimiento científico y la tecnología, las aspiraciones de los hijos de Adán no han sido todavía realizadas. ¿Cree alguien que la continuación del orden actual es capaz de traer felicidad para la sociedad humana?. Hoy cada uno está descontento y decepcionado por el orden internacional existente. Queridos colegas: Los seres humanos no merecen estar bajo continuos sufrimientos por la presente situación. El dios de sabiduría y compasión que ama a todos los seres humanos no ha ordenado tal destino para la Humanidad. Él ha ordenado que los humanos, como las criaturas supremas, tengan la mejor y más hermosa vida en la Tierra, junto con justicia, amor y dignidad. Debemos, por lo tanto, pensar en una solución. ¿Quién es responsable de todos estos sufrimientos y fracasos?. Algunas personas tratan de justificar todo como normal y como un reflejo de la voluntad divina, poniendo la culpa sobre las naciones como responsables de todos los vicios y males prevalecientes. Ellos son de la opinión que —son las naciones las que sucumben ante la discriminación y la tiranía; —son las naciones las que se rinden ante la dictadura y la avaricia; —son las naciones las que aceptan la hegemonía de poderes arrogantes y expansionistas; —son las naciones las que son influídas por las tácticas propagandísticas de las Potencias y la mayor parte de todos los vicios en nuestro mundo son el resultado de sus actitudes pasivas ante la inclinación a vivir bajo la supremacía de las potencias mundiales. Éstos son los argumentos planteados por aquellos que tienden a culpar a las naciones por las condiciones desfavorables que prevalecen en el mundo, con la intención de justificar las actitudes y los comportamientos destructivos de la minoría dirigente. Estas afirmaciones, supuestamente auténticas, no pueden de ningún modo justificar la continuación del opresivo orden internacional existente. En realidad, la pobreza es impuesta a las naciones, y las ambiciones y objetivos de las Potencias son perseguidos a través de engaños o mediante la recurrencia a la fuerza. Para justificar sus acciones inhumanas, ellos propagan la teoría basada en "la supervivencia del más apto". Aunque en teoría, la mayoría de los gobiernos y las naciones de gente que busca la justicia son humildes y sumisos ante el Derecho, y fomentan después la dignidad, la prosperidad e interacciones constructivas. Las masas de personas nunca quieren ampliar sus territorios, ni tampoco procuran obtener la riqueza proverbial. Ellos no tienen disputas entre sí sobre principios y nunca han desempeñado ningún papel en la creación de ningún acontecimiento desastroso en el curso de la Historia. No creo que los musulmanes, cristianos, judíos, hindúes, budistas y otros tengan algún problema entre sí o sean hostiles unos contra otros. Ellos se llevan bien cómodamente y viven juntos en una atmósfera de paz y amistad. Todos ellos están dedicados a la causa de la justicia, la pureza y el amor. La tendencia general de las naciones siempre había sido llevar a cabo las positivas aspiraciones comunes, reflejando las exaltadas bellezas y noblezas humanas y divinas. La actual situación abismal del mundo y los amargos incidentes de la Historia son debidos principalmente al manejo incorrecto del mundo y a los auto-proclamados centros de poder quienes se han puesto bajo la protección del Diablo. El orden que está arraigado en los pensamientos anti-humanos de la esclavitud y el antiguo y el nuevo colonialismo son los responsables de la pobreza, la corrupción, la ignorancia, la opresión y la discriminación en cada esquina del mundo. El actual orden mundial tiene ciertas características, algunas de las cuales son como sigue: 1– Está fundado en el materialismo, y por eso no está de ninguna manera ligado a valores morales. 2– Ha sido formado conforme al egoísmo, el engaño, el odio y la animosidad. 3– Cree en una clasificación de los seres humanos, en la humillación de otras naciones, pisoteando los derechos de otros, y en su dominación. 4– Busca ampliar su dominación esparciendo la discordia y conflictos entre grupos étnicos y naciones. 5– Pretende monopolizar el poder, la riqueza, la ciencia y la tecnología para un grupo limitado. 6– Las políticas de los principales centros de poder del mundo están basadas en los principios de dominación y conquista de otros. Estos centros sólo buscan la supremacía y no están a favor de la paz y definitivamente no al servicio de sus naciones. ¿Vamos a creer que aquellos que gastan cientos de millones de dólares en campañas electorales tienen los intereses de las personas del mundo en sus corazones?. A pesar de lo que los grandes partidos políticos afirman en los países capitalistas, el dinero que entra en las campañas electorales por lo general no es sino una inversión. En tales países, la gente tiene que votar por partidos que sólo representan a un pequeño número de gente. La voluntad y la opinión de las masas tienen un ínfimo impacto e influencia sobre las grandes decisiones, sobre todo aquellas que tienen que ver con las principales políticas domésticas y exteriores. Sus voces no son escuchadas, aun cuando constituyen el 99 por ciento de sus sociedades. Los valores humanos y éticos son sacrificados a fin de ganar votos, y la disposición a escuchar las demandas de las personas se ha convertido sólo en un instrumento a la hora de la elección. 7– El actual orden mundial es discriminatorio y está basado en la injusticia. Distinguidos amigos y colegas: ¿Qué debería hacerse y cuál es la salida para la actual situación?. No cabe duda de que el mundo necesita un nuevo orden y un modo fresco de pensar: 1– Un orden en el cual el hombre sea reconocido como la criatura suprema de Dios, disfrutando de cualidades materiales y espirituales y poseyendo una naturaleza pura y divina llena de un deseo de buscar la justicia y la verdad. 2– Un orden que intente reanimar la dignidad humana y crea en la felicidad y la perfección universales. 3– Un orden que vaya en pos de la paz, la seguridad durable y el bienestar para todas las condiciones sociales en todo el planeta. 4– Un orden que esté fundado sobre la confianza y la bondad y que acerque los pensamientos, los corazones y las manos hacia los de los demás. Los gobernantes deben amar a la gente. 5– Un orden justo y equitativo en el cual todos sean iguales ante la ley y en que no haya ningún doble standard. 6– Los líderes del mundo deben considerarse a sí mismos como sirvientes comprometidos de sus pueblos, no como sus superiores. 7– La autoridad es un regalo sagrado del pueblo a sus gobernantes, no una oportunidad para acumular poder y riqueza. Señor Presidente, señoras y señores: ¿Es posible tener tal orden sin tener la contribución de todos en cuanto a la manera en que el mundo es dirigido?. Es sobradamente evidente que cuando todos los pueblos y gobiernos comienzan a pensar y a comprometerse con los principios mencionados y a hacerse sensibles frente a los asuntos internacionalmente importantes y participan en las tomas de decisiones, sus deseos encontrarán una posibilidad para ser materializados. Elevando la conciencia colectiva, la busqueda de un manejo global conjunto se hace más vívida, viéndose aumentadas las posibilidades de su realización. Hoy es el día de las naciones, y sus carencias determinarán el futuro del mundo. Por lo tanto, juntos tenemos que: 1– Poner nuestra confianza en Dios Omnipotente y levantarnos contra la minoría codiciosa con toda nuestra fuerza, de modo que ellos lleguen a estar aislados y ya no puedan decidir el destino de otras naciones. 2– Creer en la generosidad de Dios de bendición y misericordia, y buscarla en la integración y la unidad de las sociedades humanas. Los gobiernos que surgen del libre albedrío de las naciones deben creer en sus propias incesantes capacidades y saber que ellos pueden conseguir la victoria si luchan enérgicamente contra el orden injusto y defienden los derechos humanos. 3– Preparar el terreno para el manejo global conjunto insistiendo en la justicia en todos sus aspectos, reforzando la unidad, la amistad, y ampliando las interacciones económicas, sociales, culturales y políticas en organizaciones independientes y especializadas. 4– Velar por los intereses de todas las personas del mundo y unir manos para reformar las actuales estructuras de Naciones Unidas con nuestros esfuerzos conjuntos y coordinación. Es necesario notar que Naciones Unidas pertenece a todas las naciones. Así, la existencia de discriminación entre sus miembros es un gran insulto a todos. La existencia de discriminación y monopolio en Naciones Unidas no es de ninguna manera aceptable. 5– Hacer esfuerzos más coordinados para generar y propagar y establecer firmemente el lenguaje necesario para diseñar las estructuras requeridas para el manejo global conjunto, provisto de justicia, amor, libertad y amistad. La participación en la administración global es la base de la paz duradera. El Movimiento de Países No-Alineados como el segundo grupo trans-regional más grande después de Naciones Unidas sostuvo su 16ª cumbre en Teherán [26-31.8.2012] con el lema de "Manejo Global Conjunto", conocedor de la importancia de este asunto y de las deficiencias de los actuales malos manejos en la aparición de crisis y problemas que afligen al mundo hoy. Durante la cumbre, los jefes de Estado participantes y los representantes de más de 120 países recalcaron la necesidad de una participación más seria y efectiva de todas las naciones en la administración global. Afortunadamente, estamos ahora en una coyuntura histórica. Por una parte, el marxismo ya no está alrededor, y está prácticamente eliminado de los sistemas de administración; y por otra, el capitalismo está empantanado en un cenagal auto-fabricado. Ha alcanzado en efecto un punto muerto y no parece ser capaz de aparecer con ninguna solución significativa para los variados problemas económicos, políticos, de seguridad y culturales del mundo. El Movimiento de Países No-Alineados está orgulloso de enfatizar otra vez la legitimidad de su decisión histórica de rechazar los polos de poder y la hegemonía desenfrenada que gobierna el mundo. De parte de los miembros del Movimiento de Países No-Alineados, me gustaría invitar a todos los países del mundo a desempeñar un papel más activo en hacer posible para todos poder contribuír a los procesos de toma de decisiones globales. La necesidad de quitar las barreras estructurales y estimular el proceso de participación universal en el manejo global nunca ha sido mayor antes. Naciones Unidas carece de la eficiencia para producir los cambios requeridos. Si esta ineficiencia persiste, las naciones perderán la esperanza en las estructuras globales para defender sus derechos. Si Naciones Unidas no es reestructurada, las interacciones internacionales y el espíritu de cooperación global colectiva serán desacreditados y la posición de Naciones Unidas será dañada. Naciones Unidas ha sido creada con el propósito de expandir la justicia, pero la re-institución de los derechos universales en la práctica ha sido sumergida por la discriminación, preparando un terreno de apoyo para la dominación por parte de unos cuantos países poderosos. Por consiguiente, la ineficiencia de Naciones Unidas ha ido en aumento. Además, la existencia del derecho a veto y la monopolización del poder en el Consejo de Seguridad han hecho casi imposible defender los derechos de las naciones. La cuestión de la reestructuración de Naciones Unidas es muy vital y es una necesidad que ha sido enfatizada una y otra vez por los representantes de las naciones, un objetivo que no ha sido todavía llevado a cabo. Me gustaría instar a los honorables miembros de Naciones Unidas y a Vuestra Excelencia el Secretario General y a sus colegas a colocar este punto entre los primeros de su agenda e idear un mecanismo apropiado para que se concrete. El Movimiento de Países No-Alineados está listo a ayudar a Naciones Unidas en este cometido esencial. Señor Presidente, amigos y queridos colegas: Crear la paz y la seguridad duradera con una vida decente para todos, aunque es una gran misión y una histórica misión, puede ser llevada a cabo. El dios omnipotente no nos ha dejado solos en esta misión y ha dicho que ciertamente sucederá. Si ello no ocurre, entonces será contradictorio con su sabiduría. —Dios Omnipotente nos ha prometido un hombre de bondad, un hombre que ama a la gente y ama la justicia absoluta, un hombre que es un ser humano perfecto y que es llamado el imán Al-Mahdi, un hombre que vendrá en la compañía de Jesucristo (la paz sea con él) y los justos. Usando el potencial inherente de todos los hombres y mujeres dignos de todas las naciones, y repito, el potencial inherente de "todos los hombres y mujeres dignos de todas las naciones", él conducirá a la Humanidad a alcanzar sus ideales gloriosos y eternos. —La llegada del Salvador Final marcará un nuevo principio, un renacimiento y una resurrección. Será el comienzo de la paz, la seguridad duradera y la vida genuina. —Su llegada será el final de la opresión, la inmoralidad, la pobreza, la discriminación y el comienzo de la justicia, del amor y la empatía. —Él vendrá y desgarrará la ignorancia, la superstición y el prejuicio, abriendo las puertas de la ciencia y el conocimiento. Él establecerá un mundo rebosante de prudencia y preparará el terreno para la participación colectiva, activa y constructiva de todos en el manejo global. —Él vendrá para conceder la bondad, la esperanza, la libertad y la dignidad a toda la Humanidad como un regalo. —Él vendrá de modo que el género humano probará el placer de ser humano y estar en compañía de otros humanos. —Él vendrá de modo que las manos se unirán, los corazones estarán llenos de amor, y los pensamientos serán purificados para estar al servicio de la seguridad, el bienestar, la felicidad y la paz para todos. —Él vendrá para restaurar a todos los hijos de Adán, independientemente del color de piel, a su origen innato después de una larga historia de separación y división, conectándolos a la felicidad eterna. —La llegada del Salvador Final, de Jesucristo y los Justos dará lugar a un futuro eternamente prometedor para la Humanidad, no mediante la fuerza o emprendiendo guerras sino mediante el despertar del pensamiento y desarrollando la bondad en cada uno. Su llegada infundirá una nueva vida en el cuerpo frío y congelado del mundo. Él bendecirá a la Humanidad con una primavera que pondrá fin a nuestro invierno de ignorancia, pobreza y guerra, con las noticias de una época de florecimiento. —Ahora podemos sentir la dulce fragancia y la brisa entrañable de la primavera, una primavera que acaba de comenzar y que no pertenece a una raza específica, a una pertenencia étnica, a una nación o a una región; una primavera que alcanzará pronto todos los territorios en Asia, Europa, África y América. —Él será la primavera de todos los buscadores de la justicia, de los amantes de la libertad y de los seguidores de los profetas celestiales. Él será la primavera de la Humanidad y el verdor de todas las Eras. Unamos nuestras manos y limpiemos el camino para su eventual llegada con empatía y cooperación, en armonía y unidad. Marchemos por este camino hacia la salvación para las almas sedientas de la Humanidad para probar la alegría inmortal y la gracia. Larga vida a esta primavera. Larga vida a esta primavera. Y una y otra vez, larga vida a esta primavera. Gracias". (APLAUSOS)

viernes, 24 de agosto de 2012

EL CRISTIANISMO POSITIVO; R. BAU


El Cristianismo Positivo (Ramón Bau) “Ser fanático es defender hasta las últimas consecuencias las ideas propias. Ser imbécil es creerse todo lo que a uno le guste creer sin meditarlo ni sospecharlo críticamente. Y lo peor es ser fanático de la propia imbecilidad” (Ramón Bau). El debate sobre el Cristianismo, y aun más la Iglesia Católica, es sin duda uno de esos temas clave que se repiten, guste o no, en cualquier debate entre Nacionalsocialistas. El enfrentamiento suele ser mucho más radical que en cualquier otro tema, y el apasionamiento lleva incluso a peleas serias dentro de los grupos Nacionalsocialistas y Nacionalrevolucionarios. No vamos a ocultar que Mundo Nacionalsocialista/Bajo La Tiranía ha tomado en varios números una posición de crítica directa contra el Cristianismo, que se concreta sobre todo en tres números y un libro (”Hitlerismo, la Fe del Futuro”): - Solsticio Invierno 84, Mística Aria. - Diciembre 89, Judeocristianismo. - Enero 93, Espiritualidad en el Solsticio. Esta posición estuvo marcada por una motivación clara: Exponer la cara "pagana" del Nacionalsocialismo frente a una posición confesional católica difundida en algunos medios de Cedade. Pero sin duda, y como en todo, los extremos solo son correctos si se ven ambos a la vez, pues si se mira solo uno de ellos, las conclusiones son sesgadas e incorrectas. Y si estos tres ejemplares de alguna forma trataban de exponer la cara no expuesta en libros como “Hitler y la Iglesia” o los textos de Salvador Borrego, que presentaban un Nacionalsocialismo Católico, de esa misma forma la lectura única de un texto como “Judeocristianismo” da una visión incorrecta del tema. Con el paso de los años, y tras el cierre de Cedade, existe el peligro de que las opiniones anticristianas se generalicen entre muchos Nacionalsocialistas (cosa que esta pasando sin duda), creando así una visión falsa y peligrosa de nuestra cosmovisión real del mundo. De la misma forma que el revisionismo se ha centrado en desmentir "ideas impuestas" por los vencedores sobre los hechos cometidos en la Segunda Guerra Mundial, de esa misma forma es preciso un revisionismo absoluto respecto a las "impresiones comunes" que se han difundido sobre la posición del Nacionalsocialismo y el Cristianismo. El mero hecho de que la prensa, la Iglesia actual, y los sionistas se esfuercen en hacer aparecer un Nacionalsocialismo anticristiano y perseguidor de sacerdotes, ¡ya nos debería avisar de que la verdad es otra!. Pero si importante es entender estas mentiras respecto al Nacionalsocialismo fundacional, más importante es entender la posición Nacionalsocialista como tal, como cosmovisión, respecto a la religión cristiana. Hacia un sentimiento positivo En el Amor a la Naturaleza, tanto humana como general, está la base de nuestra Cosmología. La base del Nacionalsocialismo es una visión positiva y sensible del Hombre y la Naturaleza, y por tanto todo lo que apoye esa vía de superación humana y de sentimiento positivo debe ser en principio tenido en cuenta. Así la usura, la finanza, las libertades para degradarse, el aborto o la mentalidad individualista y egoísta, el placer como objetivo, la comodidad y la exigencia de derechos sin cumplir deberes, jamás podrán conciliarse con el Nacionalsocialismo. Y veamos el caso del aborto: Es posible que en algún caso concreto sepueda aceptar un aborto eugenésico grave, pero eso es la excepción, el "aborto" como hecho general es repugnante a nuestra cosmovisión. Matar voluntariamente a un ser indefenso en el vientre de su madre nos parece horroroso, y si en algún caso puede ser necesario lo es "contranatura", contra nuestro sentimiento, y como un hecho espantoso aunque necesario. No como algo que casi se aplaude y que se hace con "orgullo" y subvencionado en las democracias. Por tanto hay posiciones que son básicamente contrarias, incluso cuando enalgún caso particular puedan ser más o menos aceptables. De la misma forma el Amor, la Belleza, el sacrificio, la espiritualidad, la comunidad, la compasión o la alegría son temas que de base apoyan y van en la misma dirección que el Nacionalsocialismo. Y se esa misma forma eso no implica que en algunos casos sean negativos. Pongamos en caso de los matrimonios interraciales: En sí, en tanto que sean motivados por el amor y el cariño entre los conyuges forman parte de esa visión positiva del mundo, pero por sus consecuencias reales son nefastos pese a su bondad individual y su buena intención personal. De la misma forma la ayuda a un inmigrante africano pobre que llega a nuestras playas es algo que apoyamos, nuestro sentimiento debe ser de ayuda, aunque la necesidad política obligue a ayudarle pero reenviarlo a su país pese a todo. Por tanto si examinamos el Cristianismo veremos que defiende y promueve los mismos valores, al menos en su base esencial. Después los intereses políticos pueden llevar a enfrentamientos "humanos", pero tenemos una base común, el sentimiento positivo de amor y de respeto a la dignidad elevada frente al materialismo, el relativismo y el egoismo. En mayo 2000 el jesuita progresista Freidhelm Mennekes proponía introducir el arte moderno (o sea la basura actual llamada arte) en las Iglesias, pero indicaba: “Los creyentes esperan del arte religioso un mensaje de serenidad, paz y esperanza,... mientras que las obras modernas que tenemos en la Catedral de Colonia tienden a recordar las angustias y los miedos del hombre de nuestro siglo”. Si, la religión tiende al Amor y la Paz, la basura del arte democrático tiende al psiquiatra, el espanto, el vacío interno, la angustia del hombre sin valores. No se trata tanto de un Cristianismo positivo, sino de sentir en positivo. Y es en este sentido que el Nacionalsocialismo apoya un "cristianismo positivo", o sea los principios positivos de amor y dignidad comunes. La Iglesia oficial y la Iglesia como Pueblo de Dios Mira a esa buena gente que desean el Bien y se sacrifican por el Amor, ellos son la Iglesia y no los obispos que buscan el aplauso de la prensa. No esperemos el heroismo como normalidad, lo corriente es la debilidad y la bajeza: No juzguemos demasiado duramente las debilidades de los quese dejan comprar por el Oro y el Aplauso, no son más que hojas que lleva la corriente. Son los que han creado esa corriente los verdaderos culpables, y no los débiles que se dejan arrastrar. ¡Ay de quien confunda las debilidades humanas con la fortaleza de los héroes!. Aquello que los héroes construyen en dignidad y honor, logrando incrustar su dignidad en el Pueblo, luego es prostituido y manipulado por los sucesores de aquellos héroes hasta llevarlo al lodazal. No culpemos a los Héroes de las miserias humanas. La Iglesia como ente oficial es una sucesión de miserias humanas, como no podía ser menos en cualquier medio humano, entre las cuales se cuela de vez en cuando algún rayo esplendoroso de heroismo y de dignidad. Por tanto no veamos en la Iglesia su organización oficial, sino el poso aun visible de aquel "Pueblo de Dios", de tantas buenas personas que siguen su inclinación natural al bien y al amor pese a las chorradas que la sociedad les inculca y pesea unos "pastores" descarriados y vendidos al becerro de oro. Adolf Hitler siempre estuvo admirado de esa religiosidad natural del campesino alemán, del "hombre del pueblo", que cree en el Bien no por teologías sino por sentimiento. Y que llama a ese Bien Dios, en comunión con 2.000 años de historia de su casta. Hoy en día la mayoría de los jóvenes que no cumplen con los mandatos religiosos lo hacen por pereza. La Pereza, la Comodidad y el objetivo de buscar solo el placer individual son el mayor enemigo de la religión... y del Nacionalsocialismo. Se equivocan los que creen que la juventud es antireligiosa por "haber superado" las creencias, en modo alguno, total hoy creen en utopías y dioses aun menos creibles que las religiones clásicas: Igualdad, democracia, progreso, placer, egoismo... No, la gente abandona las costumbres religiosas porque éstas van contra su egoismo, les limitan los placeres materiales que son lo único que buscan bajo la ceguera de la propaganda consumista y sionista. En este sentido la lucha de la Iglesia como comunidad por concienciar en la elevación ética y en sentimientos superiores al deseo y el placer a sus miembros es el mismo combate que llevamos los Nacionalsocialistas. En una ciudad como Madrid o Barcelona, con miles de actos y reuniones, decentros culturales y asociaciones, estudiad donde es posible encontrar un lugar en el que se pida sacrificio, amor y abandonar el placer como objetivo, desprecio al dinero, lucha contra la corrupción sexual, oponerse a la degradación de las costumbres, apoyo a la familia, defensa de los hijos amados, rechazo del materialismo, donde hay actosque inspiren la reflexión sobre obrar Bien y no obrar según el voto. Donde se dice que por más votos que obtenga, el pecado no será nunca la Verdad, principio que es la base de todo pensamiento antidemocrático. Pues encada una de las Iglesias, en esas misas sencillas de tarde, con pocagente, cuando no se habla para la prensa, miles de sacerdotes sencillos dan estos mensaje. Y aunque los mezclen luego con condenas políticas al Nacionalsocialismo, eso no importa tanto como el mensaje en sí. Porque las condenas son producto del momento, concesiones a la galería y pasarán como el viento, pero los mensajes positivos son la base misma de esa religión. La Iglesia como única valedora de la Familia y los Hijos Mil errores hacen de nubes que ocultan el Sol. Pero cuando estamos en la más profunda noche democrática, incluso con nubes la religión hace de Sol. Vemos donde se puede encontrar una comunidad de 130 religiosas con 1000 escolares trabajando en escuelas que se orientan contra los principios del Sistema, "buscamos una inteligencia para la Verdad y contra el Error, una voluntad que se una al Bien y una sensibilidad que despierte la belleza"... este programa es el de colegio de monjas dominicanas Fideliter. Incluso los propios obispos, pese a su lamentable deseo de popularidad y aplauso oficial, son de los pocos que a veces ayudan en la línea de la política racial Nacionalsocialista en estos nefastos días: “La pésima situación demográfica no es un mal inevitable. Es la consecuencia de la nueva situación cultural, que son fruto de determinadas ideologías a la moda” (Conferencia Episcopal Española 04/04/2000). La Familia y los Hijos han sido un objetivo permanente a derribar por parte de la masonería y la democracia, no digamos ya del marxismo. Frente a los miles de millones gastados por las democracias en desprestigiar la familia y desanimar la natalidad, la única voz permanente contra ese genocidio popular ha sido la religión... y el Nacionalsocialismo. Cuando el PP apoya los maricones y fomenta el placer y el sexo como fundamento de "parejas", crea impuestos y normas que desmotivan la familia y genera adopciones de chinos o negritos, son las familias más religiosas las que son más numerosas, fomentando la religión la gran verdad de que los hijos son la mayor riqueza y no las cuentas bancarias, los viajes de placer o los coches lujo. La Iglesia promueve aun la idea de Sexo como complemento del Amor y la procreación, mientras que democracia y el marxismo consideran el sexoc omo un elemento de placer e individualismo, una propiedad de uso libre desligada de toda visión superior. Por eso la democracia vota legalizar la pornografía y fomentar el placer mientras la religión apoya el Amor y el respeto a la dignidad del sexo. Pese a todos sus defectos, grandes y cada vez mayores, la Iglesia sigue siendo el único poder que no cede del todo ante la miseria ideológica progresista que lleva a la degradación total del sexo, del hombre y de la familia. La Iglesia víctima de la prensa Triste aquel que busca el aplauso de la masa, pues deberá ser como el payaso que divierte al necio. Pero aun peor si pretendes gustar al periodismo, entonces deberás ser como la prostituta que se vende por dinero. Matteo Zuppi, dirigente del movimiento laico alineado al modernismo postconciliar, define perfectamente el problema de la Iglesia: "Aspiramos a vivir con el Evangelio en una mano y con el periódico en la otra" (Lv 23-4). No recuerda aquello de que “No se puede servir a dos Señores”, pues se acaba sirviendo solo al más ruin de ambos, al Dinero. El fundamento de todos los males del mundo está en los siete pecados capitales, y en este caso vamos a analizar el de la Vanidad como mal esencial de los mandos eclesiásticos. Antes de nada quisiera combatir la idea de origen marxista, y difundida ampliamente por la masonería, que pretende hacer aparecer en el afán de poder y de dinero las causas de la degradación de la iglesia actual. Y no es así. Por más que se pretenda nadie va a creerse que en esta era de placer y decadencia alguien se mete a sacerdote para ser rico y vivir bien. Esto, que si era cierto cuando la Iglesia tenía enormes rentas en sus parroquias y monasterios, ha dejado hace muchos decenios de ser una realidad. Pero es evidente que para una mentalidad materialista y marxista debe ser el Dinero el único origen de las cosas. No es así, la mayoría de los sacerdotes e incluso obispos y cardenales actuales son gente que por su preparación podrían vivir mucho mejor en las multinacionales que en las iglesias. Y no digamos si viven en ordenes monásquicas, por más que algunas ya no sigan las normas de austeridad de sus fundadores. No, el mal en la Iglesia no está ahora en la Avaricia y la Lujuria (males terribles de la cosmovisión sionista), ni en la Gula ni siquiera la Envidia (aunque nadie está libre de la Envidia, terrible vicio que fue sin duda origen de nefastos problemas entre mandos de los partidos fascistas en los años 30 y... en los actuales)... sino en la Vanidad. Las iglesias buscan el aplauso, el ser "reconocidas", la pompa de este mundo, ser aprobados y admirados, respetados. Buscar el respeto de los masones y los que mandan, a cambio de vender su alma. El gran pacto Metistofélico de la Iglesia moderna es ir vendiendo su esencia a cambio de la pompa y el aplauso. El Gran Satán, el Enemigo del Mundo, domina las trompetas del éxito público, de la admiración y los premios... la prensa y los medios de masas. Dejará que la Vanidad consuma a los que desean el aplauso si a cambio les siguen la corriente en su cosmología. Y en tanto las Iglesias se oponen a alguno de susengendros reciben críticas y burlas de la prensa, mientras reciben aplausos los que se dejan llevar por la corriente. Es el experimento de Pavlov, el caramelo y el palo. Y el perro aprende rápido. Sabe que será alabado si "comprende" a los homosexuales y apoya los vicios, sabe que será burlado si condena los vicios y la decadencia. Será escuchado por jefes de estado y recibido en la ONU si su discurso es dócil, será acusado de reaccionario listo para jubilarse si denunciase la democracia. Será presente en grandes convenciones y llamado "Padre Santo" si no distorsiona el sentido del Sistema, pero si se atreve a disentir demasiado se promoverán divisiones y críticas para humillar el osado. La Conferencia Episcopal Española este año 2000 ha tenido el descaro de indicar que "participar en las elecciones es casi una obligación por imperativo religioso", ¿será el undécimo mandamiento de Yavhe a Moises?. Es evidente que el más mínimo análisis del cristianismo descarta semejante idiotez, pero el plegamiento al Poder Político es la forma de lograr la adulación de la prensa. Pongamos que la Iglesia declarase que el voto no es más que un medio político, que moralmente no tiene valor alguno, que el Mal y el Bien no dependen del voto y que por tanto mil votos no valen una Verdad. Esto sería coherente con la doctrina religiosa pero traería nefastas consecuencias para la adulación y fama del que lo diga. Vanidad, miedo a decir lo que no gusta a los que dirigen la masa, y así, poco apoco las iglesias cambian y se adaptan al que manda. Hace poco el Papa lanzo una de sus condenas a los "nazis" en base a que casi 3.000 sacerdotes de Polonia habían sido perseguidos (muy pocos de ellos murieron) durante la Segunda Guerra Mundial. Esta es una típica intoxicación: Se pretende dar la imagen de una "Iglesia perseguida" por los "nazis", para así alinearse con los "perseguidos" y los "vencedores". La realidad es que solo aquellos sacerdotes que se unieron a la resistencia política en época de guerra fueron, como es lógico, perseguidos pero nunca por sus creeencias sino por su acción política, y casi nunca fueron ejecutados, sino recluidos. Comparemos con los miles de sacerdotes asesinados (no solo perseguidos) por las democracias masónicas de México o España o por el comunismo por sus creencias, sin haber actuadopara nada en política. Todo forma parte del mismo problema: Adular al que manda para ser adulados. Pero, sería injusto, y a la vez producto de la mala fe, el considerar por ello a la Iglesia como un enemigo, y menos a las religiones. La debilidad humana ante la adulación y la tendencia a plegarse antelos que mandan, pese a ser injusto e infame, es sin duda un error pero ni exclusivo ni excesivo en la Iglesia. Pese a sus cesiones y sus traiciones, cualquier otra sociedad humana aun traiciona más y aun es más rastrera. La Iglesia en medio de todas las miserias humanas en la que está inmersa no es la que más se ha plegado al dinero, el egoismo y la vulgaridad, y la mayoría de los que la critican desde el progresismo y el laicismo se han plegado aun mucho más al Capital y al egoismo individualista. En una sociedad en que todos se han humillado ante Mammón, el Dinero, nadie tiene derecho a acusar a la iglesia si antes no se acusa a sí mismo. Cuando los comunistas han acabado de perritos falderos del capitalismo, el PSOE de máximo dirigente del capitalismo y la derecha aplaudiendolas más repugnantes costumbres éticas... y tantos ex fascistas sudando para que se les olvide el pasado, acusar a la Iglesia de sus mentiras y traiciones para aparecer como progresista y democrática es cuanto menos una hipocresía. De la letra y del espirítu evangélico “Virtualmente encuentro en la religión cristiana todas las tendencias a cuanto hay de más sublime y noble. En cuanto a las diferentes formas que asume en la vida, me parecen tan repelentes y de mal gusto sólo porque no constituyen sino erróneas representaciones de lo que en ella hay de sublime”. Schiller a Goethe En toda mi vida he conocido a extraordinarios camaradas Nacionalsocialistas que eran profundamente Católicos, todos ellos se negaban siempre ha discutir sobre la letra evangélica, y fundaban su Fe y su religiosidad en eso que se llama "espíritu evangélico". Aquello que se siente no necesita ser investigado, de forma que sintiendo la esencia del Cristianismo no necesitaban investigar los textos y entraren los detalles teológicos y en el análisis de las fuentes históricas en que se basa esa religión. Y es que el racionalismo es una tendencia que choca con el sentimiento. El Cristianismo Ario se ha forjado durante siglos en base a un sentimiento de amor y de estilo, que no puede enfrentarse a las letras estrictas ni a los estudios detextos. Todos los Católicos basan su intuición en las grandes tradiciones cristianas, que han llenado de arte y cultura 2.000 años de historia: El Honor en Calderón, el arte cristiano, las catedrales, la Edad Media con su Libro de Caballerías, San Francisco de Asis, los monasterios del Cister, los Monjes-Soldados, ese estilo de cristiano viejo que ha reinado desde los años de la reconquista hasta hace no muchos decenios, la sencilla religiosidad del campesino y el trabajador, son la base esencial, el "texto" en el que leen los Nacionalsocialistas cristianos. Durante estos siglos Cristo ha tomado forma cultural y se ha materializado en una cosmovisión aria-cristiana que poco tiene que ver con el origen cultural judaico que se dislumbra en algunas partes del Evangelio, y en toda la Biblia. Hay un cierto enfrentamiento entre esas dos concepciones cristianas: Lo que se ha llamado judeo-cristianismo y el cristianismo-positivo. El racionalismo teológico frente al cristianos como sentimiento de Amor y Honor. Es fácil encontrar textos evangélicos absolutamente lamentables desde nuestro punto de vista, en el MNS número 40 recopilé muchos de ellos. Pero un mártir, un soldado Nacionalsocialista orando antes del combate, un falangista con la cruz en el pecho, un legionario de la Guardia de Hierro, un cristero ahorcado por los masones, valen mucho más que un texto culturalmente fuera de sitio. Wagner ya habla de este doble rasero entre Biblia y Cristo, y son muchos los Nacionalsocialistas cristianos que han escrito de este tema. Sin duda podemos ver en el juicio contra Juana de Arco ambas concepciones enfrentadas: Juana, sin más armas que su sinceridad y su Amor, y el Cardenal jugando con las palabras y los conceptos para declararla hereje. El sacerdote cristero defendiendo con el martirio su iglesia ante los masones que la quieren convertir en mercado, la monja de clausura violada por demócratas españoles en 1936, mientras Pio XI está dedicado a excomulgar a Charles Maurras, católico fiel y sincero, o prohibir que los católicos belgas voten por un partido llamado Rex, Cristo Rey, de un tal León Degrelle. Pero por culpa de ese judeocristianismo racionalista y culturalmente ajeno a nuestra raza no debemos ignorar ni condenar el Cristianismo Positivo que defendió Adolf Hitler. Los Problemas de Base En realidad si hay algunos puntos que aparentemente son conflictivos entre el Cristianismo y la cosmología Nacionalsocialista. Pero son pocos y bien analizados no son en realidad enfrentamientos irremediables. Los cinco puntos más conflictivos son: - La concepción racial. - La concepción de la Naturaleza. - El paganismo y que comporta este tema. - El origen cultural judío del cristianismo y en especial de la Biblia. - La primacía de Roma y su intromisión en lo político. El Problema Racial Si Dios existe es Racista, pues creó las razas, la diferencia y la variedad. La democracia es la conspiración para pretender crear otro Mundo antinatural y poner otro dios: El Dinero. ¡Todos somos hijos de dios según las religiones, pero no todos los hijos de un padre son iguales!. Sin dudael tema racial ha sido siempre la acusación de los cristianos contra el Nacional Socialismo. El Teniente coronel Tejero en su declaración tras su condena se declara “católico y por ello no racista”... esto es algo normal en muchas de las revistas católicas nacionalistas, incluida la Falange. Para el lector sin memoria histórica, o sea para el 99,9% de las personas, esto es algo que se creen que viene desde que San Pedro existe. Y no es así claro. Es curioso pero casi todos los católicos de los años 20 que lucharon por una alternativa al capitalismo y al marxismo fueron muy conscientes del tema racial. Y no digamos el Cristianismo durante siglos enteros tuvo una conciencia racial absoluta. De Calderon a Lutero, de Quevedo a cualquier cristiano viejo ya sea de Castilla o de Austria, la nobleza de sangre y de casta era parte de su cosmovisión cristiana. Se publicó hace poco una recopilación de textos de nuestro Siglo de Oro sobre la Raza que valdría la pena reeditar para recordar que pensaban aquellos cristianos puros y ortodoxos, con el apoyo de la Iglesia. Pero no nos alejemos tanto en la Historia. Cuando Falange se declara antirracista uno se pregunta que quiere decir. Es evidente que racismo es una palabra equívoca, como mil veces hemos dicho en BLT y MNS. Depende que se entienda por racismo, y como se entienda ese racismo, es o no compatible con el Cristianismo... ni con el propio Nacionalsocialismo. Ramiro de Ledesma u Onésimo Redondo tienen claras referencias a la Raza y su defensa hasta extremos similares al Nacionalsocialismo, incluso con José Antonio podemos encontrar frases que serían catalogadas sin duda hoy en día de "racistas". Es evidente que cuando Falange en los años 30 se distanciaba del racismo alemán no quería por ello apoyar la mezcla racial y, ¡la inmigración masiva de moros!... ni se le podría ocurrir a José Antonio esa idea. Y es que el tema es definir racismo y sus límites. El odio, la brutalidad o la tiranía de una raza sobre otra ni es cristiana ni es Nacionalsocialista. Eso no quiere decir que haya habido cristianos y nacionalsocialistas que hayan cometido estos errores. Pero en cambio el respeto por la casta y la raza, el aprecio del propio pueblo y tomar medidas para preservar esa raza frente a invasiones y mezclas masivas,o sea evitar la destrucción de razas por parte de otras, siempre tuvo la bendición cristiana, aunque ahora se quieran olvidar de ello. El Cristianismo obliga a ayudar al hermano de otra raza que está en necesidad, ¡pero eso es también Nacional Socialismo!, aunque esos cretinos de "pelados" con bate de beisbol se hayan olvidado de ello. Lo que no obliga el Cristianismo es a aceptar una inmigración masiva provocada por el capitalismo para beneficio de sus planes mundialistas. Es más, el Cristianismo obliga a defender el propio pueblo frente a las agresiones, siempre que esta defensa no impliquen acciones contrarias a la ética Natural. Podemos efectuar una Revolución que elimine el capitalismo y tras ello pedir la restauración del estado Natural con la devolución de los inmigrantes a sus paises de origen y esto es totalmente cristiano (y Nacionalsocialista) siempre que esa devolución se haga por medios humanos, sin genocidios ni condiciones infra humanas. Y eso es lo que quiere el Nacionalsocialismo: Que el capitalismo, que provocó el problema, sea el que pague una restauración del estado natural de nuestros pueblos. El arzobispo Grober, nada favorable al Nacionalsocialismo, publicó en 1937 la siguiente declaración (Manual de Temas Actuales 1937), publicada cuando ya eran públicas las leyes raciales de Nuremberg: “La consecuencia de esta invasión racial por extranjeros se manifiesta principalmente como un atentado a la esencia original de nuestra civilización. El flujo de razas extranjeras, por una inmigración excesiva, deforma nuestra propia naturaleza. Es preferible que cada pueblo asuma su propia responsabilidad en su feliz desarrollo, y es un hecho que la aportación étnica totalmente extranjera representa siempre una amenaza para el carácter históricamente preservado de un pueblo; de ambos temas se sigue que nose puede negar a cada pueblo el derecho a mantener su raza íntegra ni negarle el derecho a tomar medidas que aseguren esa integridad. La religión cristiana solo exige que estas medidas no vayan contra la ley moral y la justicia natural”. ¡Esto es exactamente lo que refleja el Cristianismo positivo que apoya el Nacionalsocialismo!. Otra cosa es que esta defensa de la propia raza se ha llevado en ocasiones a extremos en los cuales las medidas utilizadas para ello rozan esa "ley moral y justicia natural", según como se interprete o donde se pongan sus límites. Evidentemente hoy en día no es lo mismo que en 1930 si nos ponemos a fijar límites morales al derecho de defensa. Actualmente un padre que mata al violador de su hija es acusado de asesinato!, mientras que antes el que no lo hacía era despreciado como cobarde, así que hemos perdido, forzados por la prensa democrática y sionista, el sentido común y la voluntad de Defensa. Nunca hemos de hacer caso del sistema de valores que la democracia capitalista nos ha querido imponer, ni es cristiana ni es Nacionalsocialista ni reflejanada natural, es un producto de la mentalidad agresiva del sionismo internacional contra nuestro pueblo. Naturaleza y Cristianismo Sentirse parte de la Naturaleza, base del paganismo. Amar a la Naturaleza como una hermana, base de San Francisco de Asis. Una acusación que siempre ha hecho el paganismo contra el cristianismo esla visión homo-céntrica que tiene, o sea el desprecio que el cristianismo teórico tiene de la Naturaleza y los animales, como meras "cosas" sin alma, "aluso" simple del hombre, frente a la idea pagana del Hombre como parte integrante de la Naturaleza sagrada, en la que animales, entorno y humanos conforman un todo. De todas formas la realidad es que la destrucción de la Naturaleza ha venido de manos de la democracia capitalista, masónica y atea, no del Cristianismo. Hasido el siglo del capitalismo y el mercantilismo el que ha lanzado la idea de "uso masivo y sin freno" del entorno. El comunismo ha sido el régimen que más crímenes ecológicos ha cometido, con mayor volumen y desprecio del entorno. Pero si el comunismo ha destruido el Caspio o desforestado sin cuidado alguno media Rusia, aun así no es nada en comparación con las barbaridades mundiales que el capitalismo democrático ha efectuado con el entorno. Así pues aunque se puede acusar "en teoría" a la mentalidad cristiana de desprecio a la Naturaleza, estamos otra vez más en el plano teórico, pues en la realidad es el anticristianismo radical de las "luces", la masonería capitalista y el progresismo comunista, los que han destruido el mundo sin piedad. Por otra parte, y para colmo, una vez más vemos que la teoría teológica cristiana se enfrenta al "cristianismo positivo" en este punto. San Francisco de Asis fue el primer gran cristianizador de la Naturaleza, con una visión de "hermanos" animales y recordemos de poesía al "hermano Sol", próxima a la visión pagana, e incluso en cierta forma la supera al añadir el amor. El paganismo no es que ame la Naturaleza, es que se siente parte de ella, para bien o mal, en su lucha y su alegría. Asis añade el amor a la Naturaleza. Asis y el paganismo han sido los dos grandes esfuerzos humanos por ser Naturaleza, mientras el racionalismo capitalista, progresista y democrático, es la explotación de la Naturaleza por la economía. Cierto es que un cristianismo calvinista despegado del Amor y recluido en la teología ha sido sin duda una buena base para el capitalismo explotador, con su consideración de Naturaleza Bíblica: Mero utensilio del Hombre. Pero es que el cristianismo bíblico es lo contrario a Asis y al cristianismo positivo. En esto hemos de aceptar que el calvinismo protestante con su Biblia a cuestas fue la base mental para la implantación del capitalismo y el desprecio por la Naturaleza. Por algo Francisco de Asis estuvo a punto de ser condenado por hereje... fue otro enfrentamiento más entre el judeocristiansimo y el cristianismo positivo. La Biblia y el origen cultural judío “Los papas sabían muy bien lo que hacían cuando sustraían al pueblo la Biblia, ya que el Viejo Testamento, en concreto, unido a los Evangelios, podía llegar a desviar el puro pensamiento cristiano, hasta el punto de hacer posible la justificación de toda violencia e insensatez, por lo que el empleo de tales instrumentos pareció sabio reservarlo a la Iglesia, que no dejarlo al dominio del pueblo”. (Wagner en “Religión y Arte”) Si quereis hacer nacer en un Nacionalsocialista pagano el odio al cristianismo basta que le nombreis la palabra “Biblia”. Nada repugna más a nuestros sentido de la vida y a nuestra raza que ese inmundo libro, repleto de todo tipo de desgraciadas maniobras usureras, desvergonzadas y crueles. La Biblia refleja todo lo negativo, allí se reflejan todas las miserias que podemos achacar al genero humano. La nefasta manía de hacer "descender" el mensaje de Cristo de ese origen cultural Bíblico es algo que marca una separación irremediable entre el Nacionalsocialismo y la teología judeocristiana. Pongamos un pequeño ejemplo, entre docenas que podríamos nombrar, y que están en parte recogidos en el MNS número 40: La horrenda historieta de la masacre de los primogénitos de Egipto por Moisés, origen de la Pascua judía, un pasaje que muestra la crueldad, la injusticia y la miseria moral de ese dios israelita, el deseo asesino de sus seguidores y la infamia de los que aun ahora festejan semejante presunto (históricamente ese pasaje no tiene validez alguna) genocidio. ¿Cómovamos a aceptar que semejante criminal, Moisés, sea después festejado en el cristianismo?. Para los paganos eso es inadmisible. Pero lo que es más evidente es la incompatibilidad entre Cristo, el estilo del Jesús que nos ha llegado por tradición aria cristiana, y esa brutalidad del Moisés Bíblico. Es evidente que se trata de dos mundos, y el error es querer ligar uno con otro. ¿Como podemos imaginar a Calderón, como podemos sentir el amor que Haendel expresa en su Mesías, si leemos el texto bíblico?. Hay una divergencia entre el texto y el sentimiento. El texto corresponde a la religión judía, el sentimiento es el del cristianismo positivo. Mezclarlo es un crimen que separa a los Nacionalsocialistas de la teología. En base a este problema se han escrito libros como "Pablo de Tarso" de Savitri Devi, donde se desarrolla todo una idea conspirativa del Cristianismo como punta de lanza del judaismo en el mundo ario. Esta idea es la base del pensamiento de muchos Nacionalsocialistas en contra del Cristianismo: Una forma de introducción de la mentalidad no aria en el mundo ario. Y su origen es todo el entorno cultural judío que rodea al Cristianismo. No ayuda nada tampoco a superar reticencias que entre los libros del Nuevo Testamento se encuentre ese impresentable "Apocalipsis según San Juan", donde se combate a la "prostituta Roma" imperial en nombre del Jerusalem judío. El enfrentamiento entre Grecia/Roma y Jerusalem es el reflejo del enfrentamiento entre dos mundos y a la vez entre dos formas de entender el cristianismo: El Cristianismo positivo y el judeocristianismo. De todas formas todo este problema de incompatibilidad radical entre el mundo cultural judío y el Cristianismo positivo tal como lo entiende nuestra Raza, es algo que no es actual. En realidad el Cristianismo y el entorno religioso judío se enfrentaron desde casi el inicio, podemos decir que a partir del año 50 de nuestra era, solo 17 años después de muerto Cristo, las persecuciones contra los cristianos ya fueron siempre dirigidas por la Sinagoga, y a partir del 300 dC el Cristianismo está cuajado de textos antijudíos. El problema no es pues práctico, sino una vez racional. No hay sentimiento de identidad entre el Cristianismo real y el mundo bíblico, pero existe un enlace racional, de lógica teológica. La dogmática impone una relación de secuencia, el sentimiento una ruptura radical. El mismo Wagner, cristiano convencido, no dudaba en escribir: “En cuanto a nosotros, bastará constatar el decaer de la religión cristiana, precisamente, por haber recurrido a la religión hebraica para la creación de sus dogmas... Porque es claro que allá donde vemos armadas de Cristo descender a la guerra bajo el signo de la Santa Cruz, para realizar rapiñas y baños de sangre, la verdadera guía no es el Cristo el Misericordioso, sino Moisés, Josué, Gedeón, con los otros paladines de Yahvé”. El uso masivo de la Biblia por parte del Protestantismo ha sido sin duda uno de los problemas graves para entender la infiltración del mundo cultural judío en el cristianismo actual. Es evidente que muchos cristianos se han sentido profundamente separados de ese pretendido origen común con la Biblia, con Yahvé. Una vez más vemos la separación radical entre el Cristianismo positivo y el judeocristianismo. Roma y Alemania “Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Extraordinarias palabras que deberían marcar el límite entre las Iglesias y el Estado. Además de la Biblia había otro punto de enfrentamiento entre muchos Nacionalsocialistas alemanes y el Cristianismo: El Papado de Roma. Pero este es un tema político, no ideológico. No es un problema tanto de primacía o papado como del papel político que el papado tenía (ya ha perdido mucho de ello) en aquellos años 30. El papado y la curia romana pretendían una intervención directa en la educación, mediante colegios confesionales, y mediante organizaciones juveniles católicas. Y exigían que esos medios pudieran enseñar según las medidas políticas dictadas en Roma. Hitler tenía en cambio una idea muy clara: La Iglesia debía ser respetada y admirada siempre que se centrase en el mundo espiritual y religioso, pero jamás podría intentar ser competencia del partido Nacionalsocialista en lo político. En esto se ajustaba a las palabras de Cristo que encabezan este apartado. Veamos que esta postura era mucho más comprensiva que la que en esos años tenía el Presidente francés, inglés o americano, los tres masones, y en cuyos paises estaba prohibida la educación confesional y en algún caso prohibidas las ordenes religiosas, llevando el estado democrático una política antirreligiosa, no solo anticlerical. Se editaron muchos libros en los medios del partido Nacionalsocialista Alemán contra Roma y el papado, en parte de origen protestante, que fomenta la idea de una iglesia nacional, aunque Hitler siempre se negó a apoyar esta idea de iglesia nacional. Y es curioso porque el gobierno democrático masón de México había, en los años 20, forzado la creación (por la fuerza de las armas) de una iglesia nacional para intentar destruir la Católica. La China comunista, y la actual semi capitalista, mantiene también deforma forzada una Iglesia Cristiana Nacional para tratar de combatir el papado... Vemos una vez más que Hitler fue mucho más condescendiente y amable con las iglesias que los demócratas que ahora son bendecidos. El Paganismo en el Nacionalsocialismo Hay Nacionalsocialistas paganos y los hay cristianos, han luchado juntos por los mismos valores, han muerto juntos bajo los mismos símbolos. Lo que la sangre unió que nadie lo separe. Hace poco el propio Papa dijo respecto al Nacionalsocialismo: “Entre nosotros y esa ideología pagana no podía haber relación”. Dejando aparte que la historia contradice esta declaración, pues hubo, y mucha relación, como veremos en este mismo BLT en el texto dedicado alafamosa Encíclica llamada "antinazi", que en modo alguno es "antinazi". Pero si es cierto que una parte de los Nacionalsocialistas han sido y son "paganos", tomando bajo esta palabra una visión "precristiana" del mundo. Pagano fue Aristóteles, Sócrates, Pitágoras y todo el mundo griego. El paganismo es la recuperación de ciertos principios cosmológicos del mundo grecorromano, como el sentido de la Naturaleza, que ya hemos visto, la visión heroica del hombre, el sentido de casta y raza, el desprecio por los valores mercantiles frente a los humanos y guerreros, la unidad de cuerpo y espíritu, una visión diferente de los deberes y derechos o un sentido artístico y alegre de la vida. Pero eso no implica que el Nacionalsocialismo "sea pagano", y menos que "ser pagano" signifique ser anticristiano o "malo". El pagano no es anticristiano, no desea eliminar otras religiones, no es monoteista ni inquisidor, por tanto no pretende en modo alguno acabar con el Cristianismo. Hay demócratas cristianos y los hay masones perseguidores del Cristianismo, que si desean acabar con el cristianismo, y lo peor, lo han hecho, masones demócratas han sido los ejecutores de persecuciones brutales religosas. Y no digamos ya de cristianos marxistas cuando el marxismo define claramente el cristianismo como enemigo. Y una vez más lo han hecho, ya gran escala. Jamás dentro del Nacionalsocialismo se permitió, ni se ha permitido, reclamar una persecución contra los cristianos. Nunca se persiguió a un sacerdote por motivo religioso dentro de Nacionalsocialismo. Es evidente que esa descualificación del Nacionalsocialismo por "pagano" no es producto de un análisis religioso sino del enorme interés de las autoridades eclesiasticas actuales para desmarcarse del NacionalSocialismo y del fascismo. Dado que hay grandes hechos que los unen, han optado por inventarse un discurso que los presente tambien como "antinazis" y perseguidos por el fascismo, víctimas junto a los vencedores. Importancia a las opiniones políticas de las iglesias siempre movidas por intereses temporales. Es evidente que si las potencias fascistas hubieran ganado la guerra el discurso actual sería otro. El Nacionalsocialismo es una cosmovisión del mundo a la que se puede llegar desde posiciones religiosas cristianas dentro de lo que hemos llamado "cristianismo positivo", o desde posiciones espirituales que llamamos "paganas", pero nunca anticristianas, nunca perseguidoras de una espiritualidad positiva cristiana. Cedade y el Catolicismo Nacionalsocialista Si algo desmiente que ser Nacionalsocialista es anticristiano, es la realidad de Cedade. Programa del NSDAP, por tanto un documento vital y básico, no deja dudas tampoco: “El Partido NSDAP se halla ubicado en el terreno de un Cristianismo positivo”. La realidad es tozuda, decía el amigo Bochaca. Podemos discutir un año con esos nuevos mandamases de la iglesia que condenan a los Nacionalsocialistas como ateos, paganos y perseguidores del Cristianismo, pero al fin la verdad será la misma, la realidad, millones de cristianos fueron magníficos Nacionalsocialistas, hasta el punto de que la mejor organización Nacionalsocialista de Europa (y seguramente del mundo) de la postguerra estaba dirigida y orientada por católicos convencidos. También habían paganos en su dirección, claro, entre ellos yo mismo, pero no puedo negar que fueron católicos fervientes los que levantaron Cedade y le dieron el alma esencial. Y no faltaron sacerdotes tampoco entre sus primeros orientadores. Y no se trata de un caso aislado, muchos grupos Nacionalsocialistas de hispanoamérica fueron y son católicos. Hoy en día hay en internet redes Nacionalsocialistas Católicas. Además teníamos ejemplos preclaros: León Degrelle, al que nadie negará su Nacionalsocialismo, era un católico de pies a cabeza, cuyo partido se llamaba Rex, de Cristo Rey. O Pavelic, el dirigente Nacionalsocialista croata, religioso católico. Pero sobre todo el Cristianismo Nacionalsocialista ha tenido su mayor estandarte en Codreanu, y la Legión del Arcángel San Miguel, la Guardia de Hierro Rumana, cuyo misticismo cristiano iba paralelo a su fidelidad Nacionalsocialista. Incluso un obispo como Monseñor Tiso, ejerció el mando supremo Nacionalsocialista en Estonia, hasta ser ejecutado por los comunistas. Como católicos fervientes eran los amigos húngaros de Szalasi, Nacionalsocialista húngaro heroico y fiel hasta el final. Conocimos varios exilados en España, siempre combativos incluso a los 80 años, siempre católicos. La realidad es tozuda, por más que se intente falsificar la historia, acallar los hechos y ocultar las realidades, el más necio puede entender que ser católico nunca ha sido un problema para ser un buen Nacionalsocialista. Y aun hoy en día, dentro de las campañas permanentes para desprestigiar el Nacionalsocialismo y presentarlo como enemigo del Cristianismo, hay docenas de camaradas católicos, pero sobre todo hay movimiento esencialmente católicos muy cercanos a las ideas fundamentales Nacionalsocialistas. Desde revistas como Esclat al movimiento Sinarquista Mexicano, pasando por publicaciones como Lectures Françaises, como Patria Argentina o Tercera Posición, por citar solo algunas, conforman posiciones muya cordes con nuestras ideas. Hace poco hemos podido conocer un ejemplo preclaro de ese Nacionalsocialismo Católico en el camarada mexicano Pérez del Toro, campesino y fiel padre de familia muy numerosa, que lleva desde siempreuna lucha cristiana profunda y a la vez claramente Nacionalsocialista. Podríamos dar mil ejemplos más, pero no vale la pena, la realidad es tozuda frente a la mentira evidente. Un cierto Esoterismo Nacionalsocialista Si el Nacionalsocialismo solo fuera política y raza no sería más que otro fascismo de los años 30, lo que le diferencia es su Mística, su enorme fuerza espiritual. Toda cosmovisión del mundo que no se reduzca a una mera posición política temporal, acaba por abordar el mundo externo a lo perceptible por los sentidos, y entrar en un cierto Esoterismo o un Misticismo espiritual. El mundo cristiano tiene su Esoterismo ortodoxo en el Misticismo religioso. El Nacionalsocialismo como cosmovisión global del mundo que rechaza el materialismo no podía dejar de tener profundas raices esotéricas. Una parte de ellas nacen de la misma raíz cristiana, siendo el Maestro Eckart el ejemplo más preclaro e importante, por su vital influencia en Hitler. Las conversaciones de Hitler con Eckart, publicadas en vida de Hitler y por tanto autentificadas, muestran su estrecha relación. Toda la esencia del monje guerrero, de la Orden de Caballería y del esoterismo medieval cristiano fue recuperada por una parte del Nacionalsocialismo. Y sin duda apoyó mucho esta tendencia los medios wagnerianos con su Parsifal. Y si queremos ver dos textos que sean paradigmáticos de esta tendencia empezaríamos por "Almas ardiendo" de León Degrelle y algunos textos de Codreanu. No son textos políticos, son oraciones místicas Nacionalsocialistas de origen cristiano. Y para tomar una referencia actual de esta misma tendencia, podríamos hablar de la revista “La Tabla Redonda” editada en Barcelona estos dos últimos años, y que desgraciadamenteestá parada tras el número 4, peroque era sin duda un ejemplo puro de misticismo cristiano Nacionalsocialista. Pero también existió, como es lógico, una esoterismo Nacionalsocialista de otra fuente espiritual, ya sea el paganismo o el Hitlerismo esotérico. Una docena de sociedades esotéricas arianistas son el preludio del NSDAP, allí segestó toda la esencia del pensamiento racial y "volk". Desde Elisabeth Foster, la hermana de Nietszche, hasta el esoterismo de Rudolf Hess, toda una cadena de Ordenes y grupos jalonan ese esoterismo. Hoy en día podemos leer textos de esta tendencia en revistas wottanistas como Focus Fourteen de Lane, o la brasileña “Verlauf”, así como una docena de revistas de paganismo como "Antaios" y sobre todo "Aedos". Tras 1945 aparece una nueva línea esotérica que parte de la constatación del Hitlerismo como una religión, como una misión esotérica, espiritual,uncamino de profundidad personal, de fusión en el colectivo arquetípicode nuestra raza Aria. Tenemos ante todo la inmensa obra del esoterismo hitlerista de Don Miguel Serrano, y el texto "Hitlerismo, la fe del Futuro". Es España tenemos sin duda una de las mejores publicaciones en este tema, salida del entorno del Cedade espiritual paganista, “Hiperborea”. Es evidente que estas dos tendencias han tenido sus problemas y que no han favorecido a veces la comprensión entre cristianos y paganos, ambos Nacionalsocialistas. Mientras Don Miguel Serrano ha sabido siempre mantenerse educadamente sin insultar ni atacar a los medios cristianos Nacionalsocialistas (él mismo fue gran amigo de Degrelle), otros paganistas y muchos católicos Nacionalsocialistas se han peleado bastante por estos temas.